Búfalos campeones, renace la leyenda

Ciego de Ávila aplastó este martes a Camagüey (77-53) y ganó su sexto campeonato

 

Autor:

Juventud Rebelde

Sin miramientos, Ciego de Ávila aplastó este martes a Camagüey (77-53) y ganó por sexta vez el título de la Liga Superior masculina de baloncesto. Así, el público avileño gozó de lo lindo en la sala Cardín y fuera de ella.

No fue el partido que se esperaba, porque los «búfalos» jugaron de maravillas y a los «tigres» les salió todo mal. Los locales arrancaron en tromba y consiguieron temprana ventaja de 14-7 ante una defensa agramontina que lucía desconcentrada.

Entonces llegó la jugada que marcó el destino de la noche, cuando Alorda empujó a Haití en una escaramuza cerca del aro y fue expulsado del partido. Me parece que los jueces juzgaron demasiado fuerte al agramontino, porque el juego apenas comenzaba y la situación pudo resolverse con una sanción técnica.

Camagüey quedó atontado tras el incidente, pues perdió a un hombre clave bajo las tablas y tampoco contaba con su organizador regular, Otoniel Del Valle, lesionado durante el sexto partido. Para colmo, Yorman Polas se mostraba intermitente, Leonel Batista no era el mismo de la noche anterior y Yordany Jaca fue solo una sombra sobre el tabloncillo.

De tal manera, la primera mitad terminó 42-21 y ya todo el mundo sabía que no había vuelta a atrás. Los «búfalos» exhibieron tremenda puntería desde la larga distancia y bombardearon una y otra vez a sus rivales con canastazos de tres puntos.

Yudnier «el Chíchiri» Pérez tuvo una noche mágica, lo mismo que Enrique Ramos, quien fue un coloso debajo del aro junto a Haití. También los suplentes jugaron su papel y William Granda se pareció por fin al jugador explosivo que llegó al equipo nacional sin ser regular.

Entre todos armaron la emboscada y los «tigres» se rindieron poco a poco, aunque sin bajar la cabeza.

Al final, Yudnier terminó con 22 puntos, en tanto Yasser Rodríguez, Granda y Ramos anotaron 12 cada uno. Del otro lado, Polas acumuló 18.

Así cayó el telón de este torneo, jugado a la sombra del béisbol, algo que parece inevitable. Como siempre, los play off subieron la parada y hasta nos hicieron soñar un poquito.

Hacen falta muchas cosas para revivir al baloncesto cubano, pero al menos tenemos una luz en el camino. ¿Qué me dicen?

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.