Con el dedo en la llaga

El cuarteto antillano mostró serios problemas en el engranaje. Yarelis Barrios fue la única en subir al podio, pero su tercer lugar y el discreto disparo de 63,57 metros dejan mucho que desear

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Aunque muy pocas veces doy mi brazo a torcer, lo confieso, hoy más que nunca quisiera estar equivocado y estrellarme contra un muro de resultados que echen por tierra esas predicciones tan lógicas como dolorosas que últimamente estoy obligado a balbucear. Cada aparición internacional de los exponentes cubanos de atletismo clasificados para los XXX Juegos Olímpicos incita a un harakiri —con el perdón de los japoneses—, y este jueves, para rematar, nuestros muchachos estuvieron fatales en la quinta parada de la Liga de Diamante.

Quizá debería empezar el artículo resaltando el bronce con firma antillana y mostrar confianza en el futuro, dar aliento. Dispénsenme, prefiero poner el dedo en la llaga.

La ciudad noruega de Oslo contempló atónita a un cuarteto antillano con serios problemas en el engranaje. Yarelis Barrios fue la única en subir al podio, pero su tercer lugar y el discreto disparo de 63,57 metros dejan mucho que desear.

Es cierto que la criolla ha mantenido estabilidad sobre los 63 metros, pues en el año tiene una respetable secuencia (64,38-63,66-63,57), pero si pretende ganar en Londres debe repetir o mejorar su tirazo de La Habana en marzo pasado (68,03).

El oro en la justa nórdica colgó del cuello de la croata Sandra Perkovic (64,89) y la plata adornó a la alemana subcampeona mundial, Nadine Muller (63,60).

A tres pasos de la plastilina volvió a defraudar el santiaguero Alexis Copello (sexto con ¡16,70 metros!). El trono lo ocupó el desconocido ruso Lyukman Adams (17,09), acompañado en la corte por el estadounidense Christian Taylor (plata con 17,06) y el ucraniano Sheryf El Sheryf (tercero, merced a 17,03).

Pértiga en mano no hubo casualidad y el mejor exponente de esa disciplina sigue mostrando que es favorito para ganar bajo los cinco aros. El galo Renaud Lavillenie pasó la varilla a 5,82 metros del suelo, dejando en plata y bronce al germano Malte Mohr (5,62) y al polaco Lukasz Michalski (5,52), respectivamente. El cubano Lázaro Borges fue cuarto (5,52) y aún no encuentra la óptima forma.

Bolt se roba el show

Otra vez el marciano Usain Bolt fue la estrella del espectáculo. El Bislett Stadium enmudeció ante el electrizante crono del jamaiquino (9,79 segundos y tope para el evento), quien dejó nuevamente sobras plateadas para su compatriota Asafa Powelll (9,85 y su mejor tiempo de la temporada). Lerone Clarke, también de Jamaica, concluyó tercero (10,10).

La australiana Sally Pearson cumplió lo previsto y voló 100 metros entre vallas (12,49 segundos). El tiempo resultó lo más destacado de la presente campaña y nuevo récord de la reunión noruega.

Además, hubo mejor marca mundial del año en los 400 metros con vallas para hombres, donde el puertorriqueño Javier Culson se impuso con 47,92 segundos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.