Sábado cálido en Londres le sonríe al COI

La reunión del ejecutivo del Comité Olímpico Internacional se celebró con una preocupación menos: el clima mejora

Autor:

Juventud Rebelde

LONDRES.- Este sábado tuvimos el día más cálido desde que llegamos a la capital británica el pasado jueves. Desde temprano salió el sol y se mantuvo firme hasta la tarde, en alarde de fuerza frente a las nubes grises y la lluvia, que de todas formas merodearon a su alrededor.

Ello pareció un guiño a la reunión del ejecutivo del Comité Olímpico Internacional (COI), celebrada este sábado, así como al recorrido de la antorcha, que había llegado el viernes por la noche a la ciudad.

La antorcha partió desde el Observatorio Real de Greenwich y paseó hasta por el monumental centro comercial Westfield, el mayor de Europa, que impresiona a los visitantes que se dirigen al Parque Olímpico.

El fuego seguirá su trayecto por Londres hasta llegar al Estadio Olímpico durante la ceremonia inaugural, el 27 de julio. Los organizadores han reforzado las medidas de seguridad para evitar incidentes desagradables, según reconoció este sábado el propio Jacques Rogge, presidente del COI, en una pequeña conferencia de prensa.

Según trascendió en las instalaciones del moderno Centro de Prensa, mucho más concurrido este sábado que en jornadas anteriores, Rogge esquivó los posibles temas de conflicto hacia otros más «objetivos», como el récord de participación femenina que se espera aquí.

Precisamente, las mujeres serán las primeras en competir, pues el torneo de fútbol femenino descorrerá las cortinas dos días antes de la inauguración oficial, con el partido entre Gran Bretaña y Nueva Zelanda en el Millenium Stadium, de Cardiff.

En fin, lo cierto es que mientras los organizadores y el COI ajustan sus engranajes, la gente hace colas para comprar boletos y espera el arranque de los Juegos. A pesar de la aparente frialdad de los ingleses, todo el mundo te sonríe aquí cuando percibe la credencial olímpica.

Luego viene otra sonrisa cuando leen el nombre de Cuba, ya sea en los abrigos o en la propia credencial, y uno siente en la nuca las miradas de curiosidad. Es quizá lo único incómodo de viajar en el metro, aunque ya hay avisos de que en la próxima semana será más conveniente trasladarse en los ómnibus de los Juegos que en el transporte público.

Sucede que hasta el metro podría colapsar ante el flujo de aficionados hacia las instalaciones olímpicas. Ya veremos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.