Resaca después de la siesta

Leinier Domínguez (2725 Elo) cedió este jueves ante el ex campeón mundial, el búlgaro Veselin Topalov (2752). Su próximo rival será el húngaro Peter Leko (2737)

Autor:

Abdul Nasser Thabet

De niño, cada vez que entraba en shock con una de esas complicadísimas y aborrecibles tareas de matemática, mi abuela me mandaba a comer algo y a echar una siesta para reposar las neuronas. Después, como se dice en ¿buen? cubano, le entraba con todo a la libreta y resolvía lo que hasta entonces me parecía tan indescifrable como los casos planteados en las novelas de Agatha Christie.

Tal vez por ello, los organizadores del Grand Prix de ajedrez distribuyeron tres fechas de reposo a lo largo de la primera fase, con sede en Londres. Sin embargo, el primer día libre no resultó muy provechoso para el cubano Leinier Domínguez (2725 Elo), quien cedió este jueves ante el ex campeón mundial, el búlgaro Veselin Topalov (2752). Todo parece indicar que salió con resaca del breve letargo.

Nuestro muchacho condujo figuras negras y, nuevamente con complicaciones de tiempo, llegó a un final perdido en el que disponía de tres peones y alfil, contra siete «infantes» —tres pasados y a las puertas de la coronación— a nombre de su rival.

Así, no tuvo más remedio que firmar la capitulación en 43 movimientos, por los caminos de la archiconocida Defensa Eslava, durante un «cartel» con otro par de triunfos. Al parecer, la pausa avivó la actividad cerebral de unos y machucó la materia gris de otros.

Muy llamativo resultó el tropezón del estadounidense Hikaru Nakamura (2783) ante Hao Wang (2742), de China. El muchacho nacido en Japón planteó una apertura Reti, pero bajó la cabeza a la altura del lance 47, sin que mucho pesara su condición de mejor ubicado en el ranking precompetencia. Casualmente el norteamericano y Leinier disputaron la partida más larga y extenuante de la quinta ronda, y ahora también concluyeron después que el resto de los concursantes, pero con sendas caídas. ¿Cosas del destino?

Mientras, Shakriyar Mamedyarov (2726), de Azerbaiyán, «descorchó» al uzbeco Rustam Kasimdzhanov (2684) en 45 movidas de un Gambito de dama, variante Merano.

El resto de los participantes acordó el armisticio. Alexander Grischuk (2754) y el inglés Michael Adams (2722), involucrados en el ataque Marshall de la archiconocida Ruy López, no pasaron de 47 pasos. Tampoco pensaron mucho el israelí Boris Gelfand (2738) y el ucraniano Vassily Ivanchuk (2769), quienes finiquitaron las acciones en 25 jugadas de una India de Dama.

Igualmente fueron a sus recintos sin rasguño alguno el húngaro Peter Leko (2737) y el holandés Anish Giri (2730), reposados tras 36 lances de la fascinante Siciliana, variante Najdorf.

Con estos resultados Gelfand ratifica su buena forma —en mayo pasado trató de usurparle la corona al indio Viswanathan Anand (2780)— y continúa al frente de la tabla general, con cuatro unidades. Por detrás anclan Grischuk, Topalov, Mamedyarov y Leko, dueños de 3,5. Adams y Wang amasan tres kilos, seguidos de Ivanchuk, Leinier, Giri y Nakamura (2,5). El «fondo de la piscina» lo ocupa Kasimdzhanov, sin careta y con el tanque vacío (2).

Este viernes el cubano verá del otro lado a Leko, Wang «temblará» ante Topalov, Mamedyarov probará suerte con Nakamura, Ivanchuk tratará de «coger cajita» frente a Kasimdzhanov y Giri pulseará con Grischuk. En tanto, Adams bailará en la cuerda floja, pues Gelfand anda como pez en el agua.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.