Probar y algo más - Deporte

Probar y algo más

Con los cinco partidos en tierra azteca, el colectivo de preparadores de la preselección cubana de béisbol tendrá más oportunidades para ensayar todas las variantes posibles y calibrar más sus criterios de selección con vistas a conformar el equipo que participará en el Clásico Mundial de Béisbol

Autor:

Raiko Martín

Como se esperaba, el anuncio del equipo que hoy hará su primera presentación en tierras mexicanas atizó el debate público, pues en esta tierra hay pocas cosas más difíciles que lograr el mayoritario consenso en temas beisboleros.

Sin subestimar ningún criterio, por muy pasional que parezca, hay que partir del hecho de que esta corta gira es solo una parte de la preparación para encarar objetivos mayores. Y que ganar, por más que nos guste, no es lo más importante en estos momentos.

Por otra parte, la certeza de que el grupo está vertebrado con el grueso de los jugadores que deben asumir las mayores responsabilidades dentro de la selección definitiva, no solo aporta garantías de éxito, sino que posibilita el fomento del tan necesario trabajo en equipo entre ellos.

Tomando distancia para ver un poco más allá de mis narices, entiendo que Víctor Mesa y el colectivo técnico que le acompaña ha sido, sobre todas las cosas, consecuente con su filosofía.

Lo ideal sería que todos hubiesen hecho el viaje, que en vez de cinco fueran diez los juegos pactados, y que todos tuvieran la oportunidad de lucir su talento en pos de ganarse un puesto en el equipo «grande». Pero eso no es posible.

Nadie puede decir, entonces, que todos no tuvieron las mismas posibilidades de «lucir la chaqueta», ya sea en uno u otro extremo del mundo, aunque no sea un secreto para nadie que por la envergadura y trascendencia, sea el periplo por Asia el más importante de todos.

Por otro lado, muy bien hará a nuestros peloteros salir del Latinoamericano, enfrentar a jugadores distintos a los 41 que ven a diario, aunque estos puedan tener más o menos calidad que sus compañeros de entrenamiento.

Quedará por ver el nivel de los rivales de turno. El béisbol mexicano no está en el más alto nivel, pero su liga profesional goza de un notable prestigio entre sus pares de la región, y de ella salen todos los años jugadores hacia las Grandes Ligas estadounidenses.

Con estos cinco partidos, el colectivo de preparadores encabezado por Víctor y Jorge Fuentes tendrá más oportunidades de las inicialmente pensadas para ensayar todas las variantes posibles y calibrar más sus criterios de selección. Y eso, comoquiera que se mire, siempre será más importante que la cantidad de matanceros que hicieron el viaje.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.