Apretaditos y nada relajados - Deporte

Apretaditos y nada relajados

Teniendo en cuenta el dispar nivel entre muchos de nuestros lanzadores, queda abierta la posibilidad de que se relaje el panorama beisbolero de la LII Serie Nacional

Autor:

Raiko Martín

Hasta el anochecer de este miércoles, diez de los 16 partidos efectuados en la presente Serie Nacional de béisbol se habían definido por una diferencia de dos o menos carreras. Y en apenas un par de estos duelos, el vencedor superó la cifra de cinco anotaciones.

Valgan estos datos para ilustrar lo reñido que va siendo el inicio de la presente campaña, inéditamente estructurada en dos fases, y en la que el más mínimo desliz puede echar por tierra las aspiraciones de cualquier favorito.

Para todos los amantes de este deporte, tales cifras son motivo de satisfacción. Me imagino la euforia desatada en el estadio Mártires de Barbados cuando los Alazanes dejaron espectacularmente al campo a las Avispas santiagueras, borrando una desventaja de dos carreras en el justo instante en que todo parecía perdido.

O la tensión vivida en el Capitán San Luis, después que los tuneros tomaron el mando a la hora de recoger los bates. Allí la temperatura debe haber estado cerca del grado de ebullición, pues minutos después los vueltabajeros forzaron el extra inning, y al menos eso debe haberles servido como consuelo de la derrota.

Muchos cruzaron los dedos en San José de las Lajas al ver a los monarcas avileños llenar las bases en el noveno inning después de dos outs. Pero esta vez a los Tigres le falló el zarpazo definitivo, y contra todo pronóstico, quedaron a un soplido de ser barridos por vientos huracanados de Mayabeque.

Tampoco le alcanzó la gasolina a Villa Clara para remontar la única carrera que sentenció su segunda derrota en la Isla de la Juventud, donde Danny Aguilera se convirtió en el cuarto hombre que llega al centenar de juegos salvados en la historia del béisbol cubano.

En contraste con lo sucedido el martes, esta vez el talento de Miguel Lahera y José Ángel García, dos de las firmas más notables del pitcheo artemiseño, fue suficiente para preservar una mínima ventaja sobre los agramontinos.

Solo los equipos de Matanzas e Industriales lograron sortear con cierta holgura sus obstáculos de turno, aunque los Azules no vieron la luz hasta su última oportunidad al bate, aprovechada para marcar las cuatro carreras que dejaron sin opciones a los guantanameros.

Más alevosas fueron las dentelladas de los Cocodrilos, pues se dieron un festín en casa de los holguineros. Yurisbel Gracial, autor de cuatro hits en seis turnos incluidos dos dobles y un cuadrangular, se encargó de propulsar a cuatro compañeros. En el resto de las 11 anotaciones mucho tuvieron que ver los ¡cinco errores! cometidos por los anfitriones.

Hoy bajarán sus telones las primeras subseries del campeonato, y está por ver si se mantiene la tónica. En ella se nota el desfile de las primeras figuras en el staff de lanzadores de cada contendiente, pues casi todas han redondeado excelentes faenas.

Ahí están la excelsas demostraciones del avileño Vladimir García y el capitalino Odrisamer Despaigne el día inaugural, a las que se han sumado el espirituano Ismel Jiménez o el pinareño Erlys Casanova como abridores, junto al artemiseño José Ángel García —sigue aumentando su récord de salvados— o el tunero Darién Núñez en rol de relevistas.

Queda mucho por recorrer y pocos estelares por salir al ruedo. Teniendo en cuenta el dispar nivel entre muchos de nuestros lanzadores, queda abierta la posibilidad de que se relaje el panorama. Ojalá me equivoque.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.