Un sueño cumplido (+ Fotos)

El V torneo ajedrecístico Tras las huellas del Che concluye este jueves, pero amén de los resultados individuales y por equipos, cada trebejista en disputa demuestra el verdadero sentido del movimiento deportivo cubano en una fiesta concebida para todo el pueblo

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Ernesto Guevara tuvo un sueño —en realidad fueron muchos, algunos devenidos historia palpable, otros aún dispersos en el saco de la espera y el olvido—, pero yo me refiero a este específicamente, en donde miles de cubanos practican el ajedrez, disfrutan el romance con cada trebejo, hacen del pensamiento y la reflexión un ejercicio constante, necesario para el desarrollo de una nación que hoy marcha hacia el mejoramiento, el progreso.

La V edición del torneo Tras las Huellas del Che transita su recta final y lejos de dedicarle un espacio al rendimiento de los mejores equipos en disputa —esa deuda quedará saldada al término de la competición—, les regalaremos algunas imágenes de esta fiesta de todo el pueblo, un evento en el que confluyen cientos de aficionados al juego ciencia, niños, jóvenes, ancianos, personas de todo tipo, aunados con el solo objetivo de fraternizar y pasar un buen rato, muestra harto elocuente de las características y el verdadero objetivo del movimiento deportivo de Cuba: enlazar, no medallas, sino corazones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.