Ojalá que…

Las probabilidades acompañan por ahora a la tropa naranja, pero no hay que olvidar que los Elefantes cienfuegueros fueron los mejores durante toda la campaña regular. Este martes, partir de la 1:00 p.m., se enfrentan Sancti Spíritus y Matanzas

Autor:

Raiko Martín

SANTA CLARA.— A la serie semifinal que protagonizan los equipos de Villa Clara y Cienfuegos la salvan, por ahora, sus cerrados marcadores y la entrega de sus protagonistas. Lo demás…

Tal y como han ido las cosas, el interés está más que garantizado. Puede que todo termine mañana, o tal vez un día después. Las probabilidades acompañan por ahora a la tropa naranja, pero no hay que olvidar que los Elefantes cienfuegueros fueron los mejores durante toda la campaña regular.

Aun cuando los lamentables incidentes vistos el pasado fin de semana en el estadio Augusto César Sandino de esta ciudad sean un lastre demasiado pesado para este duelo, se me antoja pensar que lo mejor está por venir.

¡Qué bien le vendría a este enfrentamiento otro enconado pulso entre los diestros Freddy Asiel Álvarez y Noelvis Entenza!

¡Cuán necesario sería que el cuerpo arbitral, al que pese a sus polémicas apreciaciones jamás se le podrá acusar de parcial, no vuelva a convertirse, junto a las inoportunas lluvias, en el punto más oscuro de la puesta en escena!

Si de pedir se trata, desearía que en los predios del 5 de Septiembre alguien haga un llamado a la cordura para que aquellos que tienen que velar por el orden público no terminen la noche más sudados y cansados que los propios peloteros. Y, por añadidura, quienes se animen a ser testigos presenciales demuestren educación y se abstengan de ofender a quienes entregan cuerpo y alma sobre el diamante, ya sea en una jugada o a la hora de impartir justicia.

Vivo convencido de que a todos nos gustaría el regreso de los kilométricos batazos de José Dariel Abreu, o que se repitan las excelentes jugadas del refuerzo holguinero Yordan Manduley en el cuadro de los Naranjas; que desde ambos mandos nazcan estrategias como los dos squezze play sabatinos, o se mantenga la oportunidad ofensiva de hombres como Edilse Silva, Lednier Ricardo, Ernesto Molinet, o el «eterno» emergente Yulexis la Rosa.

Y sobre todo, pase lo que pase, que cada parte tenga la capacidad de asumir el desenlace con hidalguía y responsabilidad. Que se proteste, que se disienta, pero que jamás se agreda.

En fin, que el juego fluya, con controversia pero con respeto, como ha sucedido por estos días en el yumurino estadio Victoria de Girón. Allí, los Cocodrilos han vuelto a dar muestra del poder de sus mordidas, pues cuando algunos pensaban que se les secaba el pantano, ya están nuevamente en su hábitat natural: el de la lucha por la supervivencia.

En cambio, nada bien le ha ido a los Gallos espirituanos, quienes han visto desaparecer en lo que dura un pestañazo la cómoda ventaja que lograron en valla propia. Yovani Aragón ha visto caer apretadamente a sus dos pilares en el box, y otro desliz sería como un nuevo tiro de gracia para una generación de jugadores que sigue dejando muchas dudas en postemporadas. Con Frederich Cepeda en duda por lesión, y con Yulieski Gourriel y Eriel Sánchez sin producir lo que de ellos se espera, las opciones de la tropa visitante andan comprometidas.

Desafortunadamente, el pleito pactado para este lunes —el último en predios matanceros— fue suspendido después de las lluvias caídas en la jornada sobre la Ciudad de los Puentes.

De tal forma, la Comisión Nacional de Béisbol determinó celebrarlo hoy a partir de la 1:00 p.m., y deben mantenerse las designaciones del refuerzo santiaguero Alain Delá y el yayabero Ángel Peña como abridores de sus respectivos equipos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.