Tres pájaros de un tiro - Deporte

Tres pájaros de un tiro

Dos medallas de oro y una de bronce conquistó Cuba y se catapultó al segundo lugar del medallero en el XXI Campeonato Mundial de este deporte, con escenario en Puebla, México

Autor:

Yoel Tejeda Pérez

Realmente me rondaba el presentimiento de que la jornada de ayer reportaría sobresalientes dividendos para Cuba, pero nunca imaginé lo que el destino depararía para nuestros taekwondistas. ¡Dos medallas de oro y una de bronce!, así de provechoso e histórico fue el botín conquistado la víspera por la Mayor de las Antillas, para catapultarse al segundo lugar del medallero en el XXI Campeonato Mundial de este deporte, con escenario en Puebla, México.

La capitalina Glenhis Hernández (-73 kg) quería hacer historia y dejar completamente en el pasado su cuestionable ausencia en el podio olímpico de Londres, y no paró hasta subir a lo más alto en la primera oportunidad que tuvo: esta cita del orbe. A su paso encontró a Melda Ackan (Alemania), Gulnafis Aitmukhambetova (Kazajastán), Milica Mandic (Serbia) —actual monarca olímpica— y Jasime Vorkey (Canadá), pero ninguna fue capaz de superarla.

Llegó bien concentrada al pleito final frente a la sudcoreana In-Jong Lee y no perdonó ni creyó en casualidades. Luego de mantenerse conservadora durante casi toda la pelea, sin dejar de «mantener a raya» a su rival, y faltando solo cinco segundos para ir al Punto de Oro, la titular panamericana de Guadalajara 2011 sorprendió a todos con certera patada al peto (un punto) y, acto seguido, otra técnica efectiva al rostro con sus extremidades inferiores (dollyo chagui) para dejar a la asiática en la lona. Fin de la historia. Marcador final: 5-1.

De esta manera Glenhis se incluye en las páginas gloriosas del taekwondo cubano como la primera mujer en ostentar el título de campeona mundial.

Su compatriota Rafael Alba (-87) no quiso quedarse detrás. Y, contagiado por la alegría de la flamante monarca del orbe, fue amo y señor del dojang en la discusión del oro contra el rápido y versátil chino Zhar-Yong Ma, quien nunca se rindió pero tampoco supo descifrar el estilo del espigado santiaguero. Con mucha garra y deseo, envidiables desplazamientos, manejando bien la distancia y excelente efectividad en el contraataque a la cabeza del contrario, Rafael triunfó 4-2 y consiguió el título universal, segundo que logra un competidor cubano en estas lides.

Por último, el bronce olímpico de Londres, Robelis Despaigne (+87), volvió a dejarnos con las ganas de verlo en una final, tras caer en Punto de Oro frente al astuto iraní Sajjad Mardani en la pelea de semis.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.