Un borrador a mano

El sistema de matches empleado en la Copa Mundial de ajedrez prometía una barrida fulminante y el adiós anticipado de no pocos favoritos. Y como en efecto, la ciudad noruega de Tromso vio hacer las maletas a soberanos «monstruos» del tablero

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Comenzaron 128 sesudos exprimiéndose las neuronas y hoy solo quedan 16. El sistema de matches empleado en la Copa Mundial de ajedrez prometía eso, una barrida fulminante y el adiós anticipado de no pocos favoritos.

En efecto, la ciudad noruega de Tromso vio hacer las maletas a soberanos «monstruos» como el armenio Levon Aronian (2813 puntos Elo) —líder de la preclasificación—, el ruso Alexander Grischuk (2785), el húngaro Peter Leko (2744), el cubano Leinier Domínguez (2757) y el holandés Anish Giri (2737), todos desangrados a manos de exponentes de menor acumulado, muestra harto elocuente de que entre escaques los números no siempre dicen la última palabra.

Sin embargo, en este archipiélago lo que más dolió, lógicamente, fue la eliminación de nuestros tres representantes. Primero cayó el campeón nacional Isam Ortiz (2609), cuando ya provocaba emociones tras haber desaparecido a la «Dama de Hierro» Judit Polgar (Hungría-2696). Por desgracia le tocó masticar un hueso de dinosaurio en la figura de Maxime Vachier-Lagrave (2719), un galo de 22 años que ya ostenta el título de rey universal sub-20.

Para colmo de males, el irrespetuoso francés también dejó en el camino al mejor trebejista de Latinoamérica. Leinier venía de conquistar el mayor logro de su carrera deportiva al llevarse el cetro de la cuarta parada del Grand Prix, celebrada en Salónica, Grecia, y parecía que la balanza se inclinaba a su favor. Mas la realidad fue otra en el tercer emparejamiento mundialista.

Pero, ¿quién es este desconocido «ensañado» con los antillanos? Les cuento que a los 17 años ya tenía 2716 unidades en su Elo, y en agosto de 2007, con 2595 y 16 inviernos vividos, se había proclamado monarca absoluto de su país, proeza que repitió en 2011. Algo parecido al bambino Fabiano Caruana que, con tan solo 2652 puntos y 17 abriles, también sorprendió al tunero Lázaro Bruzón (2698) —primera ronda— y a Leinier —un capítulo después— durante la edición planetaria de 2009, acaecida en Khanty-Mansiysk, Rusia. Ahora, bueno, ahora no hace falta que diga que el italiano es uno de los mejores del orbe, con 2796 rayas que le aseguran el tercer puesto del escalafón de la FIDE.

El segundo en abandonar la Copa fue Bruzón, víctima del azerí Teimour Radjabov (2733), tras batallar intensamente en los cotejos clásicos y en los alargues de 25 minutos. Sucedió en la modalidad «acelerada» —pactada a diez minutos— donde terminó el traqueteo, con dos derrotas al haber de nuestro muchacho.

Hoy en Noruega se verán las caras los rusos Evgeny Tomashevsky (2706) —quien borró del mapa a Aronian— y Alexander Morozevich (2739); el estadounidense Gata Kamsky (2741) frente al azerí Shakhriyar Mamedyarov (2775); Le Quang Liem (Vietnam-2702) y Peter Svidler (Rusia-2746); Sergey Karjakin (2772) con Dmitry Andreikin (2716), ambos del gigante europeo; Caruana ante el eléctrico y rejuvenecido Julio Granda (Perú-2664); así como Boris Gelfand (Israel-2764) contra Vachier-Lagrave.

Además pulsearán el ruso Vladimir Kramnik (2784) y el ucraniano Vassily Ivanchuk (2731), y el norteamericano Hikaru Nakamura (2772) frente a Anton Korobov (Ucrania-2720).

Recuerden que la Copa otorga dos plazas rumbo al Torneo de Candidatos de 2014, instancia previa a la discusión de la corona universal. ¿Podremos guiarnos por los numeritos para dar un veredicto?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.