El ogro y su preferido

El tercer cotejo por la corona mundial entre el veterano y vigente monarca indio Viswanathan Anand y el jovencito retador Magnus Carlsen concluyó igualado tras 51 lances de un ataque Indio de Rey o Barcza System

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Esta vez hubo más tensión, lucha, hasta nervios compartidos y regados por cada rincón del orbe, pero el resultado fue el mismo. El tercer cotejo por la corona mundial entre el veterano y vigente monarca indio Viswanathan Anand (2775 puntos Elo) y su jovencito retador Magnus Carlsen (2879) concluyó igualado tras 51 lances de un ataque Indio de Rey o Barcza System, planteado por el niño de 22 años.

Hasta ahora ha sido más intensa la lucha psicológica que lo visto sobre el tablero. Dicen los expertos que el noruego sufrió durante cuatro horas a pesar de tener la ventaja del primer movimiento, mas como no hubo sangre en el escenario —cosa que todos esperaban— fue fácil trasladar la atención al siempre polémico Gari Kaspárov.

Resulta que el ex campeón volvió a acaparar las noticias cuando armó un pequeño «barullo» por no ser tratado como un invitado de honor. Así mismo, la Federación India ordenó que al «Ogro de Bakú» se le impidiese la entrada en la sala de prensa, lo que disparó las alarmas y el «chu-chu-chu», cosa que siempre sucede cuando esta leyenda viviente abre la boca.

Los argumentos giraron alrededor de su candidatura a la presidencia de la FIDE, y que por consiguiente, debía mantener una postura neutral, sin acercarse. Además, los organizadores esgrimieron que el hombre que en 1995 destrozó a Anand en el piso 107 de las «fallecidas» Torres Gemelas —también por el título universal— no envió una carta anunciando su llegada. Por suerte rectificaron tamaña locura y Kaspárov fue invitado a ver el pulso del martes desde el palco preferencial.

Él es arrogante, excéntrico, sí, pero —a mi juicio— es, junto a Capablanca y Fischer, uno de los tres hombres más grandes del juego ciencia. Justo ahora me viene a la mente su frase cuando recientemente le preguntaban qué pasaría si se enfrentara a Anand. «Mi cerebro ya no trabaja de la misma manera que cuando estaba habituado a siete horas de lucha, pero recuerdo exactamente mi score con Anand: 15 a 3». Sin comentarios.

Volviendo al choque, todos saben que el nene prodigio es «ahijado» del Ogro, que han entrenado juntos, que es el «elegido», pero a este paso las predicciones se desvanecen. Ya lo dijo el lejano colega Mark Glujovski: «En el Mundial del año pasado cada empate sin lucha elevaba la moral de Boris Gelfand y ponía más nervioso a Anand, que era el claro favorito y perdió la séptima partida tras seis tablas, aunque luego fue capaz de igualar y de imponerse en las rápidas. Ahora el claro favorito es Carlsen, de modo que cada empate rápido aumenta su nerviosismo y sale favorecido Anand».

Para muchos, si el escandinavo no gana al menos un encuentro antes del sexto pulso le será bien difícil usurpar el trono. Recuerden que el match está pactado a 12 enfrentamientos y ganará quien primero acumule 6,5 unidades. En caso de paridad se disputará una muerte súbita el 28 de noviembre.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.