Lo que se sabe no se pregunta - Deporte

Lo que se sabe no se pregunta

Alguno de los vallistas cortos de Cuba puede garantizar en las primeras horas de este sábado presencia en la carrera del oro. La pertiguista Yarisley Silva tiene tique directo a la lucha por el podio

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Cuando usted lea estas líneas y ya hayan pasado a la final —porque solo un hueco en la arena podía impedir lo que todos daban por hecho—, los triplistas Pedro Pablo Pichardo y Ernesto Revé deben estar descansando, a la espera del último día del Campeonato Mundial de Atletismo bajo techo. Será entonces un domingo en Polonia con, quizá, tres discusiones de medallas a la cuenta cubana, apostando por que alguno de los vallistas cortos garantice en las primeras horas de este sábado presencia en la carrera del oro, y sabiendo que la pertiguista Yarisley Silva tenía tique directo a la lucha por el podio.

Lo que nadie sabía, ni podía saber, era el destino de Yarianna Martínez a tres pasos de la plastilina, clasificada el viernes con el quinto mejor estirón entre ocho concursantes y en pugna por un metal desde el mediodía de hoy. Kimberly Williams (14,35), de Jamaica, la ucraniana Olga Saladukha (14,31) y la rusa Ekaterina Koneva (14,20), ocuparon las tres primeras posiciones en la etapa preliminar. ¿Llegará el primer alegrón antillano?

Tanto Jordan O’Farrill (7,65 segundos como marca tope) y Johannis Portilla (sin registro oficial) la tenían bien difícil en sus heats eliminatorios de los 60 metros con vallas, disputados en la madrugada sabatina, pues 19 hombres presentaban mejores números de por vida. Sin embargo, la comisión técnica de Cuba confiaba en sus posibilidades de acceder a la final.

Entre lo más llamativo de la primera fecha destacó la corona del balista estadounidense Ryan Whiting, monarca defensor y plateado en la cita absoluta de Moscú 2013. El portento norteño lanzó el implemento 22,05 metros campo adentro, para aventajar al alemán David Storl (21,79), líder universal en Rusia hace siete meses y segundo en la Olimpiada de Londres 2012. El bronce colgó del cuello del neozelandés Tomas Walsh (21,26).

También sobresalió la fondista etíope Genzebe Dibaba, quien accedió fácilmente a la fiesta grande de los 3 000 metros planos, especialidad que la vio destrozar hace un mes el récord planetario (8.16:60 minutos). La gacela africana de 23 años detuvo los relojes en 8.57:86 y lideró a las 12 beneficiadas que buscaban el trono.

Mientras, la veterana española Ruth Beitia pasó sin sobresaltos a la discusión de preseas del salto alto, tras superar los 1,95 metros que daban la clasificación automática. En total siete competidoras lograron el pase directo, entre ellas la rusa María Kuchina y la polaca Kamila Licwinko, dos de las grandes favoritas.

La croata Blanka Vlasic, dos veces reina del orbe a capota cubierta (2008 y 2010) y otras dos al aire libre (2007 y 2009), solo firmó 1,92 metros, pero también estará en la final de hoy.

La jornada acogerá un total de 11 juegos de medallas, con destaque para la pértiga entre varones, los 60 y 400 metros planos masculinos, el mencionado salto alto para damas y el triple femenino.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.