Siguiendo los hilos

Sobre el diamante del Capitán San Luis se vivirá este viernes, a partir de las 7:15 p.m., el tercer juego del duelo entre los Cocodrilos matanceros y Vegueros locales, que de momento marcha igualado a un triunfo por bando

Autor:

Raiko Martín

El béisbol en Cuba, todos sabemos, es pasión. Y aunque una final la desata en cada rincón de la Isla —por más que algunos regionalistas se empeñen en decir que no es lo mismo cuando el equipo de la capital queda sin opciones—, es en el escenario directo de cada juego donde esa sensación se expresa en sus máximas dimensiones.

Le toca el turno entonces a Pinar del Río vestirse de gala y acaparar toda la atención. Allí, sobre el diamante del Capitán San Luis para ser más específicos, se vivirá hoy a partir de las 7:15 p.m. el tercer juego del duelo entre los Cocodrilos matanceros y Vegueros locales, que de momento marcha igualado a un triunfo por bando.

El pulso llega a la tierra del mejor tabaco del mundo después de dos enfrentamientos diametralmente diferentes, en su concepción y puesta en escena. Y si una cosa ha quedado claro es que, en torneos con postemporadas valen muchísimo más otros detalles, que el hecho de ser el mejor equipo sobre el papel y el más estable de toda la serie.

Me cuento entre los muchos convencidos de que en tales circunstancias, es el comportamiento del pitcheo, en todas sus variantes, un factor determinante. Y sobran los dedos de la mano para contar las veces en las que el staff de abridores de ambos elencos ha cumplido con la tarea. En la segunda línea tampoco han existido demasiadas garantías, y eso exige a los managers una precisión quirúrgica en el manejo de estas armas para aspirar al éxito.

En las dos trincheras el guión siempre ha sido diferente. Mientras Urquiola da carrete y confía hasta lo permisible en la juventud por más inexperta que parezca, Víctor Mesa extiende su filosofía de «guerra de guerrillas» hasta el cuerpo de tiradores, con su particular certeza de que si fabricar una a una las carreras puede ser el camino correcto, igual de determinante se muestra el arte de sacar out a out.

Como a muchos, me pareció un soberano exceso el número de serpentineros que desfiló por el box matancero en el pleito más reciente, aunque no desconozca que en ocasiones ha sido, a falta de solidez monticular, un remedio de cierta efectividad a corto plazo dentro del bullpen yumurino.

Es una realidad que, a pesar de la salida del refuerzo avileño Vladimir García, las posibles aperturas vueltabajeras parezcan más fiables. Y pudieran tender a una mayor solidez si, por ejemplo, no se desatasca una pieza clave en el line up matancero como Yadiel Hernández, quien apenas ha conectado un imparable en nueve turnos durante los dos primeros desafíos. O continúan siendo incongruentes algunos movimientos, porque más allá de que la condición siniestra del lanzador rival pueda marginar otras opciones, me parece poco defendible la titularidad de Víctor Víctor cuando solo la defensa y el tiro certero aparecen como argumentos demostrables.

El lado pinareño también pide a gritos ciertos ajustes en pos de mejores prestaciones. De momento, Urquiola ha hecho algo con resultados mixtos, pues si bien el descargo de mayores responsabilidades a Donal Duarte y Yosvani Peraza sigue sin prenderles la chispa, el ascenso de William Saavedra al cuarto turno ha sido asimilado de maravillas por el fornido inicialista, autor de cinco vuelacercas y diez empujadas desde que comenzaron las semifinales.

Con un panorama tan parejo, el duelo de hoy está sujeto a muchos detalles, aunque de la elección de la carta abridora parten todos. El partido suspendido el pasado martes por la lluvia obligó a un rediseño estratégico, por lo que Joel Suárez y Vladimir Baños pudieran retomar el duelo de entonces. La posible aparición mañana de Yosvani Torres en la lomita vueltabajera pudiera preocupar al alto mando visitante, que también tiene a Yoanni Yera a mano y sabe de la importancia de ganar al menos un juego fuera de casa para garantizar el regreso de la final a la Ciudad de los Puentes. Cualquier otro desenlace estaría fuera de los planes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.