Ganar nunca aburre

La pertiguista cubana Yarisley Silva sobrepasó la varilla a 4,66 metros del suelo durante los Drake Relays, con sede en Iowa, Estados Unidos, y reeditó sus cetros en esa justa

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Dicen que uno siempre se cansa de lo mismo, que hay que variar, tomar un aire. Quizá sea cierto. Entonces, cambiar de novia, de trabajo, mudarse, viajar a lugares distintos, pudiera ser la solución para no aburrirse. Eso lo acepto, a medias, pero lo acepto. Mas, a lo que nunca renunciaré es a escribir de ella, sobre todo mientras gane —lo disfruto, admito—, como tampoco se aburrirá ella de ganar, claro está.

Tal vez usted sí se aburra de leer lo mismo, pudiera entenderlo: Yarisley Silva volvió a triunfar en tal lugar, allá en la Conchinchina… «Acaso no varía esta muchachita». En la noche del viernes sucedió más de lo mismo.

La pertiguista cubana sobrepasó la varilla a 4,66 metros del suelo durante los Drake Relays, con sede en Des Moines, Iowa, Estados Unidos. Había alrededor de 40 mil ojos siguiendo el concurso de la titular del pasado Campeonato Mundial bajo techo, la reina de este jueves en el Pole Vault at the Mall (una peculiar justa que se desarrolla anualmente en un centro comercial).

Viento, bulla, fuegos artificiales, demasiado alboroto para sortear un segundo piso como si del quicio de una acera estuviésemos hablando. En fin, que Yari fue la única en comenzar el concurso por los 4,46 y falló sus dos primeros intentos. No voy a decir que el resto de las competidoras le deseaban algún mal, ¡pero vamos!, nadie quiere a semejante atleta en plenitud de forma, sería como ir a luchar la medalla de plata.

De ahí que pasar el listón en la última oportunidad fuese un balde de agua fría para las nenas en pugna. Luego llegaron los 4,56, después diez centímetros más. Oro, ya saben, nada que hacer. La anfitriona Mary Saxer (4,46) y la griega Katerina Stefanidi (4,36) completaron el podio, a regañadientes, supongo.

Silva trató de burlar infructuosamente los 4,76, quizá para regalarle todo su esfuerzo a esa afición que la vio estampar 4,85 y récord para el evento en 2013. En total se presentaron 11 féminas, y destacó la ausencia de la matrona olímpica Jennifer Suhr.

Nuestra pinareña reeditó sus cetros en los Drake Relays, tanto en el Mall Vault como en la pista, eventos en los que es la actual plusmarquista con 4,82 y 4,85, respectivamente.

Mucho con poco

Mientras, Luis Felipe Gutiérrez dejó boquiabiertos a todos en el Abierto Internacional Loterías Caixa de Sao Paulo, Brasil, al imponer una nueva cota mundial con 2,06 metros en el salto de altura.

El pinareño, dueño de los récords planetarios en salto largo (7,66- Guadalajara 2011) y triple (16,23- Sao Paulo 2007) para débiles visuales clasificados F13, ahora compite en la categoría F12, de acuerdo a nuevos exámenes médicos.

Además, el vueltabajero conquistó otro primer puesto en la longitud (7,46) para redondear las nueve coronas de los cinco cubanos en el Complejo Deportivo de Ibirapuera.

La santiaguera Omara Durand aportó tres metales áureos al imponerse en los 100 (12,24 segundos), 200 (25,09) y 400 metros (1.00,75 minutos) entre atletas F12 (débiles visuales profundos). En tanto, Ernesto Blanco dominó los 200 (22,28) y 400 (49,12), y guardó la plata en la doble vuelta al óvalo (2.03,02) entre corredores T46 (afectados miembro superior).

La cosecha incluyó las coronas de Daineris Mijans en el salto largo (T12), con 5,47 metros, y de Luis Manuel Galano en los 200 (T12), gracias a 22,60 segundos.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.