¿Nuevas puntillas para un viejo barco?

El cubano Yordan O’Farrill conquistó el título este lunes durante el Memorial Josefa Adrozila, de Praga, con tope récord para el mitin y para su cuenta personal de 13,19 segundos

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Todo parecía indicar —aunque en ocasiones lo sigue pareciendo— que la antológica escuela de vallas cubana había encallado estrepitosamente y que se mantendría un buen rato intentando rearmar su navío, luego de lo acaecido con Dayron Robles (no alcanza el espacio para enumerar sus títulos) y el posterior abandono del prometedor Orlando Ortega.

Pero, otra vez, una bocanada de oxígeno vino a darle esperanza a esos pulmones. Yordan O’Farrill, monarca mundial juvenil de Barcelona 2012, conquistó el título este lunes durante el Memorial Josefa Adrozila, de Praga, con tope récord para el mitin y para su cuenta personal de 13,19 segundos. En la justa destacó también el discóbolo Jorge Fernández, subcampeón gracias a un envío de 62,20 metros, superado solo por el lituano Andrius Gudzius (62,42).

Pero centrémonos en el jovencito vallista de apenas 21 inviernos vividos. Les cuento que su tiempo de reacción fue de 0,142 milésimas, el tercero más discreto entre los siete corredores que terminaron la prueba. Aún así, aventajó a Shane Brathwaite (13,29), de Barbados, y al norteamericano Dominic Berger (13,39). Por si fuera poco, plantó bandera en el cuarto escaño del vigente escalafón de la IAAF, detrás del francés Pascal Martinot Lagarde (13,13), el jamaicano Hansle Parchment (13,14) y el estadounidense Aleec Harris (13,18).

Nuestro muchacho va mostrando una excelente progresión, pues anteriormente ostentaba 13,44 como marca cumbre. Resalta que con 17 años rubricó 13,26 en vallas de 91,4 centímetros de altura. Claro, esto no dice mucho, son números fríos. Cada quien madura deportivamente con menor o mayor rapidez, lo que no augura mejores, ni peores resultados. Tiempo al tiempo.

Siguiendo con las curiosidades al respecto, querrán saber que el estadounidense David Oliver, rey planetario en Moscú 2013 y dueño del quinto registro más impresionante de la historia (12,89), solo firmó 13,60 en 2003, con los mismos 21 abriles que hoy tiene O’Farrill. Tampoco a esa edad dibujaba números abrebocas el norteño Allen Johnson (13,63), cuatro veces soberano universal y as olímpico en Atlanta 1996.

Sin embargo, para ser justos con el pasado, tengo que decir que otros colosos de las vallas ya asombraban desde «niños». Así, el espectacular chino Liu Xiang cronometró 12,91 con 21 años y un mes de vida. También puso lo suyo el británico Colin Jackson, quien acuñó 13,11.

Como ven, hay de todo en esta mediática especialidad. Queda saber si Cuba podrá tocar nuevamente la gloria.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.