Con sofocón, pero el tabaco ardió

Los Gladiadores de Pinar del Río subieron a lo más alto del podio de la primera Serie Nacional de Boxeo, seguidos por los guantanameros y camagüeyanos

Autor:

Norland Rosendo

Solo un giro espectacular del guión, en la última pelea, del último cartel, de la última jornada de la primera Serie Nacional de Boxeo podía bajar del trono a la escuadra de Pinar del Río. Pero como un golpe escapado tumba a cualquiera, había que esperar.

En la primera de las dos carteleras de este jueves, los Gladiadores de vueltabajo sufrieron una derrota que se antojaba costosa, 3 a 1, frente a los Guerreros del Camagüey, en la categoría C-1 —el sistema es similar al de la Serie Mundial.

Todo empezó con un resultado inédito, en los 49 kilogramos no hubo decisión, pues una herida en la cabeza del agramontino Enier Pérez provocada por un cabezazo no intencional de Lázaro Soqueff hizo que el árbitro detuviera el pleito, y como no había concluido el primer asalto, no se podía, según el reglamento, acudir al veredicto de los jueces.

A continuación, el reaparecido pluma Robeisy Ramírez, refuerzo de los camagüeyanos, le propinó Ko técnico en el segundo round a Jorge Luis Cordero. Acto seguido, hubo revancha. En el mismo primer asalto, Liván Navarro (64 kilos) consiguió la única victoria de los vueltabajeros, por la misma vía frente a Kevin Brown.

Los dos Guerreros que subieron después al cuadrilátero se encargaron de recortar la diferencia entre los tres conjuntos que disputaban esta primera edición del torneo. El mediano Hugo Noriega despachó por votación unánime a Yassiel Despaigne y en una bronca más reñida (2 a 1), el crucero Yoandris Baró fue mejor que Henry Ruiz.

Todo se decidiría entonces en el match entre los camagüeyanos y los guantanameros, en la categoría C-2.

Yosbany Veitía, ahora en los 52 kilos, se impuso por unanimidad en su enfrentamiento contra el oriental Maikel Romero.

A partir de ahí, los Guerrilleros del Guaso hilvanaron cuatro éxitos seguidos. El ligero Iván Oñate superó a Víctor Águila, por votación de 2-1; Arisnoides Despaigne (69 kilos) impuso su superioridad absoluta ante Reinier Palacio, y el semicompleto Reinier Herrera fue más preciso y contundente que Yasmani Pérez, con lo que garantizó la unanimidad de los jueces.

Desde las gradas, ya Pinar celebraba, pues solo quedaba esperar cuánto tiempo le duraría Yoandry Reina a José A. Larduet, en los más de 91 kilos.

En el tercer asalto, era tal la paliza, que el árbitro detuvo las acciones, y con ese desenlace, los Gladiadores (80 puntos) subieron a lo más alto del podio, seguidos por los guantanameros (igual cantidad de unidades, pero perdieron el tope bilateral 6 a 4) y camagüeyanos (77).

Para el entrenador principal de la selección nacional, Rolando Acebal, uno de los aportes del certamen es que contribuyó a la adaptación de los atletas a las peleas de cinco asaltos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.