Puras coincidencias

El equilibrio existente camino hacia el segundo tercio del calendario se ha encargado de ponerle algo de interés al certamen

Autor:

Raiko Martín

Las miradas de la afición beisbolera del país se concentraban sobre el capitalino Latinoamericano, pues un nuevo triunfo de Industriales sobre Sancti Spíritus —jugaban al cierre— provocaría un triple empate en la cima de la tabla de posiciones de la presente Serie Nacional.

Aunque la calidad actual de nuestro béisbol siga en entredicho, el equilibrio existente camino hacia el segundo tercio del calendario se ha encargado de ponerle algo de interés al certamen.

La oportunidad de sumar un nuevo colíder apareció porque en la tarde de este viernes los punteros Ciego de Ávila y Matanzas cedieron en sus respectivos compromisos. Ambos por la mínima diferencia, los dos con adversas pizarras de 3-4, pero frente a Las Tunas y Granma, respectivamente.

Para mayor coincidencia, ese mismo fue el marcador que primó en el triunfo de Camagüey sobre Villa Clara, y si se suma la victoria —también ajustadísima— de los Piratas pineros sobre el sotanero Mayabeque, tenemos que, antes del duelo nocturno en la capital, 41 de los de los 156 desafíos disputados se habían definido por una carrera de diferencia.

Es la primera vez en el presente torneo que la mitad de los partidos de una misma jornada concluye con tal desenlace, sin contar los ocho vistos a finales de septiembre, el día 27 para ser exactos, cuando solo cuatro vencedores —ese día se efectuaron diez juegos— pudieron aventajar por más de una carrera a sus rivales.

Para más casualidades, valga decir que durante dos fechas consecutivas ocurrió lo mismo en los choques entre Isla de la Juventud-Mayabeque y Camagüey-Villa Clara. En el primer caso, los partidos han necesitado más de nueve entradas para encontrar un vencedor y ambos concluyeron el mismo día. Cosas de la pelota.

Piratas y Huracanes habían sellado su partido del jueves a la altura del inning 13, y cuando retomaron las acciones en la mañana siguiente, los de la isla joven aprovecharon las bondades de la Regla IBAF para marcar la decisiva. En la tarde se repitió el guión, aunque esta vez sin «ayuda» y  en una docena de capítulos.

Asimismo, impresionante fue el repunte de los Alazanes granmenses, quienes en su última oportunidad ofensiva aguaron la fiesta en el Victoria de Girón yumurino. Perdían por una con el relevista Félix Fuentes en el box, cuando el jardinero Alesquemer Sánchez, quien había entrado como corredor sustituto un inning antes, conectó un doble que empujó a dos compañeros y cambió la historia.

Los Cocodrilos salieron luego a la «caza» y colocaron el empate en la intermedia después de un boleto y un efectivo sacrificio, pero  Ciro Silvino Licea se las arregló para ponchar a Aníbal Medina y obligar a Dainer Moreira a roletear por el cuadro. Así, el experimentado lanzador se  apuntaló como el máximo salvador, con siete.

Con mayores comodidades, los Indios guantanameros aseguraron su serie particular frente a Artemisa, mientras que los vigentes monarcas pinareños se soltaron a batear para remontar la ventaja santiaguera que llegó a ser notable.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.