Sudando se llegó al abrazo

La medalla de oro que por primera vez igualó a Cuba con los anfitriones en la tabla general de los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe fue ganada en la modalidad más agotadora del atletismo: el decatlón

Autor:

Norland Rosendo

Pudo haber sido en una prueba más rápida o en un deporte de combate. De un piñazo sobre el ring. O en un salto ornamental. Pero la medalla de oro que por primera vez igualó a Cuba con los anfitriones en la tabla general de los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe fue ganada en la modalidad más agotadora del atletismo: el decatlón.

Eso le añade un valor simbólico a la presea dorada de Yordanis García. Significa que estos han sido unos juegos difíciles, reñidos. Que cada vez habrá que sudar más la camiseta para poder ganar. Y que así será también en el futuro.

Yordanis acumuló 7854 puntos y fue secundado por su compañero José Ángel Mendieta (7517). Por detrás de ellos quedó el local Román Garibay (7243). ¿Será ese resultado un augurio del paso doble de los cubanos en los últimos días para dejar atrás a los mexicanos en el medallero general?

Este martes también se escuchó el Himno Nacional de Cuba en el estadio Heriberto Jara Corona, de Xalapa, cuando premiaron los 800 metros para mujeres. Fue Rose Mary Almanza quien primero le dio las dos vueltas al óvalo, con crono de 2:00.79 minutos, para dejar atrás a las locales Cristina Guevara (2:01.68) y Gabriela Medina (2:02.36). La otra cubana, Sahily Diago, pasó quinta por la meta (2:05.51).

Del cajón de salto salió el metal plateado de la criolla Irisdaymi Herrera. La muchacha se estiró hasta 6,36 metros para quedar a solo diez centímetros de la reina de esa especialidad, la atleta de Islas Vírgenes Británicas Chantel Malone. El bronce fue al cuello de la mexicana Zoila Flores (6,26). En este certamen, Cuba también contó en la final con Paula Beatriz Álvarez, pero la joven de 19 años fue la del registro más pobre entre las nueve competidoras (5,79).

Grato fue saber que un cubano subió al podio de los 100 metros planos. Desde 1998, en Maracaibo, no lográbamos medalla en la prueba más espectacular del atletismo. Ayer, Yaniel Carrero entró tercero con tiempo de 10.28 segundos, su mejor marca personal, según refleja el sitio web oficial de la justa.

El guatemalteco Cruz Rolando Palacios se alzó con el metal dorado en una final decidida por el fotofinish, pues él y el barbadense Levi Cadogan marcaron igual crono (10.27). En esta prueba intervino otro cubano, Yadier Luis, quien pasó séptimo por la raya de sentencia, con 10.35.

Sin embargo, en el hectómetro para damas, Arialis Gandulla (11.55) y Greter Guillén (11.67), fueron quinta y sexta, respectivamente, en una carrera dominada por la venezolana Andrea Purica (11.29).

En la otra final que se efectuó ayer, el cubano Jorge Yedián Fernández quedó quinto en la impulsión de la bala, con discreta marca de 16,11 metros. El rey de esa  especialidad fue el local Mario Cota (19,30).

En las semifinales de las vallas cortas (f) la criolla Rujaine Coto garantizó su cupo para la discusión hoy de las preseas, con registro de 13.60 segundos.

También se definieron los finalistas en las pruebas de 400 metros planos en uno y otro sexos. Entre las damas, Lisneidys Veitía (52.54) —quien hizo su mejor marca de la temporada—, y Daisiuramis Bonne (52.88), lograron incluirse en el selecto grupo que hoy optará por las preseas.

Mientras, en la lid masculina, Yoandys Lescay (45.81) y Raidel Acea (45.89, su mejor marca personal), clasificaron igualmente para el reparto este miércoles de los premios.

Cuba encabeza el medallero en el Deporte Rey con cinco títulos, tres metales de plata y dos de bronce, por delante de México (4-3-4).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.