A Toronto, por el desquite y el pasaje a Río - Deporte

A Toronto, por el desquite y el pasaje a Río

El badmintonista cubano Osleni Guerrero dialoga con JR sobre su desempeño durante este 2014, que cerró con el título en el Internacional de Santo Domingo

Autor:

Norland Rosendo

Osleni Guerrero ya no necesita presentación. Su nombre basta para saber quién es y de qué deporte se trata. A fin de cuentas —o del cuento—, él es el mejor badmintonista de América, aunque haya por ahí una sombra que lo acecha, un rival que le sube la temperatura en cada enfrentamiento entre ellos.

Si bien empezó este 2014 con un tercer lugar en el torneo Giraldilla de La Habana, cerró el año con el título en el Internacional de Santo Domingo.

—¿Cómo valoras tu desempeño en 2014?

—Ha sido una temporada satisfactoria, a pesar de que no obtuve todos los resultados que hubiera deseado. Entre otras cosas, tuve dos lesiones que influyeron en mi comportamiento dentro de la cancha.

—¿Cuáles fueron los mejores premios competitivos?

—Para mí fue muy gratificante la medalla de bronce en el Grand Prix de Brasil, poder revalidar la corona en el Campeonato Panamericano de Canadá y el haber intervenido en dos finales en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz.

—En los Centrocaribes ganaste en el doble mixto y fuiste subcampeón en el single, cuando se esperaba que fuera a la inversa.

—La presea dorada en el doble mixto me sorprendió un poco, aunque sabía que podíamos estar en el podio porque en esa modalidad no hay tanta rivalidad en el área…

—Y en la otra final el adversario era el guatemalteco Kevin Cordon, tu contendiente más difícil en el continente.

—Sí, fue un partido muy duro, de mucho rejuego táctico. Kevin y yo nos conocemos bien y cada vez que nos enfrentamos le ponemos el extra. Tuve posibilidades de vencer, pero al final pudo hacer los tantos que definieron el compromiso.

—Le habías ganado con relativa comodidad en el Panamericano, salías entonces como favorito, ¿eso no te confió?

—No, nada de eso, yo nunca me confío sea cual sea el jugador, salgo siempre a la cancha con el mismo estado de ánimo y consciente de que tengo que esforzarme al máximo para ganar. Esta vez, él se preparó mucho. Kevin quería ser campeón centroamericano por tercera vez consecutiva, y lo logró.

—La gente pensaba que todavía tenía secuelas de la lesión y que eso te beneficiaría de alguna manera.

—Ya él está totalmente restablecido y eso es bueno también para mí, porque sé que tengo que prepararme cada vez más, los duelos contra él servirán también para elevar mi calidad.

—Debe ser tu principal rival en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

—Sí, es lo más probable, pero no debemos descuidarnos de los estadounidenses, brasileños y de los anfitriones.

—Toronto será una suerte de revancha doble, por Guadalajara 2011 y por Veracruz.

—En esas dos competencias Kevin me ganó en la final, así que trataré de superarlo, entrenaré fuerte para eso.

—Volvamos a este 2014, pudiste participar en torneos de más nivel.

—Afortunadamente sí. La estrategia es esa, asistir a certámenes más exigentes para medirme con rivales con mejor ranking.

—Empezaste perdiendo en el Giraldilla de la Habana; ¿pensaste que sería un mal augurio?

—Tras ese resultado, me dije: Osleni, tú tienes que tener una buena temporada, debes esforzarte más. E inmediatamente gané el torneo de Perú, que es una justa a la que concurren atletas de mucho fogueo.

—Y con miras a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, ¿cuál es la estrategia?

—A partir de mayo de 2015 comienzan los torneos que aportan puntos para la clasificación, y lo otro es que quien gane los Panamericanos de Toronto asegura un boleto directo a las olimpiadas.

—¿Tienes previsto algún roce en 2015 con badmintonistas de Europa y Asia, donde se concentran los mejores exponentes de este deporte?

—En el plan está incluida una base de entrenamiento en Indonesia antes de Toronto, y ese país asiático será sede además del Campeonato Mundial, al que debo asistir.

—Ya el bádminton es más conocido en Cuba; ¿qué hace falta para continuar su desarrollo?

—Es importante el trabajo en la base para que los atletas lleguen en mejores condiciones al alto rendimiento. Pero hay algo que requiere de ayuda inmediata, pues no contamos con una instalación para entrenar. Eso dificulta mucho el trabajo. Yo he llegado a estar 15 días sin prepararme como debiera entre una competencia y otra. Los resultados que logramos son el premio al sacrificio enorme de los atletas y los entrenadores.

—¿Ya tienes prevista cuál será tu primera lid del 2015?

—Debe ser el Giraldilla, aquí en La Habana. Y espero que Kevin venga.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.