El «loco» de las pesas

El joven santiaguero Adriel La O García, de 23 años, se adueñó este jueves, con un total de 330 kilos, del cetro en la división de 77 kilogramos, en el torneo internacional Manuel Suárez in memóriam

Autor:

Norland Rosendo

Cuando fue a comenzar en este deporte le advirtieron que para practicarlo había que ser un loco. «Un loco para echarse esa cantidad de hierros encima», así le dijeron.

Lo que pudo ser una aguja que le ponchara el sueño de ser pesista, resultó, sin embargo, un estímulo. Desde entonces es mucho el hierro que ha levantado, y lejos de ser un loco, el joven santiaguero Adriel La O García, de 23 años, sabe muy bien lo que hace y lo que quiere.

Este jueves, con un total de 330 kilos, se adueñó del cetro en la división de 77 kilogramos, en el torneo internacional Manuel Suárez in memóriam, que se diputa en Cienfuegos. Días antes de este nuevo éxito, conversó con JR.

—Con esa «bienvenida» cualquiera ni siquiera intenta subir a la palanqueta por primera vez…

—Yo empecé cuando estaba en quinto grado y por embullo, en mi pueblo natal de San Luis. Quizá porque era flaco, el entrenador me dijo lo de ser loco, pero empecé con el pie derecho y al poco tiempo ya estaba en la EIDE.

—¿Y no te gustaba otro deporte?

—Sí, claro, la pelota. Pero las pesas me gustaron más.

—Tu ascenso a la selección nacional también fue rápido y ya participaste en tu primer Campeonato Mundial.

—Ir a un torneo de ese tipo fue una experiencia excepcional. Por estrategia del país, las primeras figuras en cada división debían asistir a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, y entonces decidieron que fuéramos tres jóvenes al Mundial, porque los dos eventos eran casi simultáneos. Íbamos con el propósito de obtener puntos para la clasificación olímpica y lo logramos.

—Pero tu compañero de equipo y del mismo peso (77 kg), Jordanis Espinosa, dice que va por la revancha.

—Eso es bueno para que haya más rivalidad en la competencia. Una cosa piensa él y otra yo. Ambos nos llevamos bien, entonces, que la plataforma diga la última palabra.

—Los Juegos Panamericanos de Toronto serán muy exigentes, ¿cómo se están preparando para esa justa?

—Todos estamos entrenando fuerte, porque queremos que Cuba siga siendo la potencia continental en las pesas.

—En tu división el principal adversario de los cubanos es el venezolano Junior Sánchez.

—Los dos rivales fundamentales en los Panamericanos serán ese atleta y nuestras propias marcas. Si logramos levantar los kilogramos que tenemos proyectado podemos ganar.

—¿Es verdad que la preselección de pesas funciona como una familia bien llevada?

—Te dijeron la verdad, esa es una característica nuestra, todos tenemos muy buenas relaciones, nos damos ánimo, nos ayudamos unos a otros. Es un colectivo espectacular.

—Y los estudios, ¿cómo andan?

—Terminé hace poco el técnico medio, pero aspiro a ingresar en la Universidad. Quiero ser Licenciado en Cultura Física. Ese es un «peso» que también me he propuesto levantar.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.