Barcelona se deleitó con el «merengue»: 2-1

El equipo catalán ya le saca ventaja de cuatro puntos al Real Madrid

Autor:

José Luis López

Mucho músculo, errores en la entrega del esférico y escasos momentos de tino en el toque al balón. Eso fue lo acontecido este domingo en el clásico del fútbol español, ganado 2-1 por el Barcelona ante el Real Madrid en el estadio Camp Nou. Las 11 tarjetas amarillas mostradas por el árbitro Mateu Lahoz, no nos dejarán mentir.

En el Barça del letal tridente ofensivo sudamericano, solo se vio con acierto sobre la grama al uruguayo Luis Suárez; Neymar, que falló un gol casi hecho, corrió y se tiró «a la piscina» reiteradamente. Pero no provocó peligro en el área chica rival. ¿Y Messi? Bien, gracias. Hubo muy pocas noticias de él. Inició el duelo con un tradicional caño. Luego cobró magistralmente la falta que transformó Jérémy Mathieu en gol en el minuto 19… y fin de la historia: «desapareció» del partido, bien presionado por la defensa del cuadro «merengue».

Mientras, Luisito mostró su verticalidad ofensiva y marcó su gol en el 56’, controlando a velocidad un pase a larga distancia de Dani Alves para batir cruzado a Iker Casillas.

Sin dudas, el Barcelona tuvo múltiples ocasiones para mejorar su cota. Pero el tridente Messi-Suárez-Neymar no se presentó a la altura de lo esperado.

Entretanto, el Real Madrid se repuso del gol del francés Mathieu y se apoderó de la esférica durante los últimos 25 minutos del primer tiempo. Y el premio llegó con el gol de Cristiano Ronaldo, en el 31’, que marcó el empate transitorio.

Su técnico Carlo Ancelotti le entregó las riendas del mediocampo a Kroos y Modric, apoyados por las habilidades de Isco. Y mostraron un inusual dominio de ese sector, pocas veces visto en un Clásico en el Camp Nou.

Pero en ocasiones las malas entregas de los volantes y las imprecisiones en el ataque de la BBC (Benzema-Bale-Cristiano) ante la valla defendida por Claudio Bravo, unidas al buen accionar reiterado del defensa central Gerard Piqué, abortaron todo tipo de opciones a gol.

Tras este triunfo, el Barça le saca cuatro puntos de ventaja al Real Madrid (68 por 64), cuando a la Liga española aún le restan diez fechas para el final. Solo un milagro, de esos que no abundan en el fútbol, podría ayudar a Ancelotti. Y Luis Enrique, hoy dormirá a pierna suelta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.