Poco por decir

Villa Clara (grupo B), Ciego de Ávila (C) y Granma (D) tienen asegurado el avance a la siguiente fase, al ser líderes inalcanzables en sus respectivas llaves

Autor:

Raiko Martín

Poco a poco van apagándose los ecos de la consagración de los Tigres avileños, y dentro de muy poco retomarán el protagonismo las más jóvenes figuras del béisbol cubano, después de un breve receso en el programa del Campeonato Nacional de la categoría sub-15.

Después de varios fines de semana de intensa acción, apenas faltan tres desafíos para que cada equipo cumpla con su calendario regular, con excepción de Las Tunas y Camagüey —ambos ubicados en el apartado C—, que tienen otros tres topes pendientes.

De tal forma, Villa Clara (grupo B), Ciego de Ávila (C) y Granma (D) tienen asegurado el avance a la siguiente fase, al ser líderes inalcanzables en sus respectivas llaves.

Todo lo contrario sucede en el segmento A, pues la tropa de Vueltabajo le saca apenas «una nariz» a la representación capitalina. Sin embargo, cualquier desenlace aseguraría la clasificación de ambas novenas, pues además de los cabezas de grupo, se mantienen con vida los dos elencos con mejor balance de ganados y perdidos durante la fase. Y con sus números, difícilmente habaneros o pinareños —según el caso— se queden fuera de la fiesta.

Los próximos días 2 y 3 de mayo, fecha pactada para los cruces finales, los capitalinos enfrentarán a la Isla de la Juventud y los pinareños topan con los chicos de Artemisa, que también tienen oportunidades, aunque dependen en gran medida de una posible barrida.

Más posibilidades de superar el corte posee la novena de Sancti Spíritus —solo recibir una pollona la pondría en peligro—, que marcha segunda en el pelotón C y sus 21 triunfos ya están fuera del radar de los equipos de Matanzas y Santiago de Cuba, virtualmente anclados en el segundo escaño de las llaves B y D.

En cuanto a las individualidades, el granmense Abel Prescilien encabeza a los bateadores con promedio de .476 (39 hits en 82 turnos), el habanero Malcon Núñez es el máximo jonronero con cuatro, el espirituano Roberto Hernández exhibe el mejor promedio de carreras limpias (0.89), Sergio Ramírez, de Granma, es el lanzador más ganador con nueve éxitos, y nadie supera al avileño Yorlian Rodríguez propinando ponches (117).

Posiciones: Grupo A: 1. Pinar del Río (24-9), 2. La Habana (23-10), 3. Artemisa (18-15), 4. Isla de la Juventud (1-32); Grupo B: 1. Villa Clara (22-11), 2. Matanzas (17-16), 3. Cienfuegos (15-18), 4. Mayabeque (12-21); Grupo C: 1. Ciego de Ávila (25-8), 2. Sancti Spíritus (21-12), 3. Las Tunas (12-18), 4. Camagüey (5-15); Grupo D: 1. Granma (23-10), 2. Santiago de Cuba (17-16), 3. Holguín (16-17), 4. Guantánamo (10-23).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.