Metro

Hoy les comentaré del metro (subway), que es el medio de transporte que más he utilizado

Autor:

Norland Rosendo

TORONTO.— Andrés R. es un lector de la edición digital de JR. Como en el periodismo contemporáneo las noticias se construyen entre redactores y receptores (de los mensajes), él complementó mi escrito de ayer con otros datos interesantes de esta ciudad.

Entre otros asombros de Toronto, dice el amigo Andrés que «su sistema de transporte público es uno de los mejores organizados, con su sistema de Metro, buses, street car y otros medios, cuenta con la calle más larga del mundo, la Youge y tiene una autopista entre las primeras del mundo, la 401».

Son muchas las maravillas de esta urbe. Trataré de contar varias de ellas. Pero vayamos por parte. Hoy les comentaré del metro (subway), que es el medio de transporte que más he utilizado.

Para trasladarnos del hotel al centro de prensa de los Juegos Panamericanos, abordamos uno y después un ómnibus  habilitado por el comité organizador (que, por cierto, no ha funcionado con la exactitud ni con las frecuencias requeridas para una cita de esta envergadura). De regreso es la misma fórmula, pero al revés. También lo emplearemos para ir a algunas instalaciones deportivas, en dependencia del lugar en que estemos.

El subway sí funciona como un reloj suizo. Por las mañanas, antes de las 8:00, hasta se puede parecer a un P-11 o una 400 en tiempo de verano (los que viven en La Habana saben a qué me refiero).

Sin embargo, nadie empuja, nadie ocupa los asientos destinados a los discapacitados ni a las embarazadas. Nadie grita (bueno aquí la gente habla como en susurro). Fuera de los horarios pico —llegada y salida de los centros laborales—, viajan más vacíos. No he visto, en ninguno de los dos casos, quedarse a nadie sin abordarlo.

Lo más normal es que las mujeres estén cómodas, o sea, sentadas. Apenas una anciana sube, y si no hay asientos, un hombre o una muchacha se lo cede.

Las personas, incluso, hasta duermen de pie. Sentados sí son muchos los que cierran los ojos. Uno cree que se les va a pasar la parada. Nada de eso. Se la saben de memoria o escuchan el audio: anuncia cada estación.

El sistema de comunicación de los metros y de los buses está diseñado para todos los pasajeros: ciegos, sordos, extranjeros, analfabetos, en fin... Pantallas digitales, audios, mapas.

El subway se inauguró en 1954, fue el primero de Canadá. Tiene dos líneas principales y dos secundarias conectadas. Son más de 60 kilómetros por debajo de la ciudad.

Así y todo, he leído que los torontinos se quejan con frecuencia por atrasos de hasta diez minutos entre uno y otro. Sin comentarios, ¿verdad?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.