Espuelazo en la capital

El equipo de Sancti Spíritus sometió este sábado a los muchachos de La Habana

Autor:

Raiko Martín

En un partido de altibajos en cuestiones técnico-tácticas y tenso hasta sus postrimerías, el equipo de Sancti Spíritus consiguió regresar con ventaja a su valla después de someter este sábado a los muchachos de La Habana, en el inicio de la final del II Campeonato Nacional de Béisbol, categoría sub-23.

Justo antes de comenzar el duelo bajo el inclemente sol que castigó el diamante del Santiago «Changa» Mederos, sorprendió la designación del alto mando capitalino de encargar a Jonathan Peguero la apertura, cuando muchos pensamos que, por la importancia de dar primero, sería el también zurdo Pedro Durán la lógica elección.

Así las cosas, los pequeños Gallos no tardaron en picar, y en la misma primera entrada marcaron dos veces, aprovechando tres imparables, entre ellos el largo doblete del antesalista Luis Daniel Serrano. Y si no anotaron más en las siguientes entradas fue por los dos pésimos corridos de bases de Dismani Ortiz y el propio Serrano.

Mientras, la tropa yayabera sacaba a la lomita todo su arsenal. Primero con Aldo Conrado, el más ganador del torneo con siete, como iniciador de la faena, y luego con Yankiel Mauri —uno que salvó ocho juegos— para poner a buen recaudo la ventaja conseguida por sus compañeros.

Frente a ellos, a los dueños de casa les faltó el batazo oportuno. Y cuando parecía que la marea azul les arrastraba, un buen fildeo o una pésima decisión los sacaba a flote, como en el octavo capítulo, cuando después del cañonazo impulsor de Fonseca el empate en tercera base y un out, mandaron a Andrés García en busca del home con un fly literalmente detrás del segundo cojín.

Para más fortuna de los visitantes, el   pitcheo local de segunda línea quedó en deuda y permitió en el noveno acto que la mínima ventaja volviera a desaparecer. Un fogonazo del emergente Yoandry Suárez fue clave para empujar otro par de carreras que sonaron como tiro de gracia.

A pesar del grosero error del camarero que abrió las puertas a la última carrera de los habaneros, Mauri se las arregló para sacar los outs necesarios y poner a los suyos en una inmejorable condición para asaltar el trono.

Ahora, los dirigidos por Norge Heredia tendrán la titánica misión de ganar par de veces en el José Antonio Huelga si aspiran a ceñirse la corona. Allí se jugará mañana a partir de las 7:00 p.m. y de ser necesario también el martes en el mismo horario. Y aunque sobre el terreno siempre se dirá la última palabra, es probable que escuchemos el cantío.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.