Póker culé en Madrid - Deporte

Póker culé en Madrid

De visita en el estadio Santiago Bernabéu, el Barcelona goleó hoy 4-0 al Real Madrid, con dos dianas de Luis Suárez y una per cápita al aval de Iniesta y Neymar. Messi jugó 35 minutos

Autor:

José Luis López

Desempeño categórico y goleada de escándalo. Así se me antoja calificar el recital de buen fútbol que le recetó hoy el Barcelona al Real Madrid, en rol de visitantes en el estadio Santiago Bernabéu, en el bien llamado clásico de la Liga española de fútbol.

Cuando todos esperábamos un cotejo de sube y baja por ambos equipos, con cierta paridad en la posesión de la esférica e intentos de ataque, la cancha mostró una clara realidad: el cuadro culé se adueñó del balón, se lo prestó muy poco al rival «merengue» y con Iniesta como cerebro en la medular de la cancha -apoyado por Busquets y Rakitic-, sus delanteros Neymar y Luis Suárez fueron indetenibles por la defensa rival.

Al minuto 10, Suárez recibió un certero pase de Sergi Roberto y fusiló a Keylor Navas, con un disparo cruzado a ras de suelo. Entre tanto, Neymar recibió un pase de Iniesta a la izquierda y puso el 2-0, en el minuto 39. A partir de ahí, llegó el festival de patadas madridistas: «en mi casa, no me puedes golear», al parecer eso era lo que pensaban los defensores.

Pero siguió el vendaval blaugrana. Mientras crecían las rechiflas contra Piqué en las gradas, el cuadro catalán sentenció el duelo con el gol de Iniesta, en el minuto 53, cuando remató de primera tras un bonito pase de tacón de Neymar.

El Madrid estaba sin ideas ni argumentos cuando Lionel Messi reapareció en la Liga al minuto 55. Barcelona ya ganaba fácil sin él. Con el crack argentino, los hinchas querían más. Y así fue. A 15 del final, Suárez entraba veloz al área chica, Messi le dejó el balón entre dos defensas y el uruguayo marcó el definitivo 4-0.

Por el Madrid, citar que Cristiano Ronaldo, su principal baluarte ofensivo, se mostró agresivo en pos de marcar ante sus hinchas. Pero ora los pases imprecisos de sus compañeros, ora las buenas estiradas del portero culé Claudio Bravo, abortaron todos sus intentos. ¿Y los laterales brasileños Marcelo y Danilo? Bien, gracias. Estuvieron tan ausentes como James y su reemplazante Isco, incapaces de crear juego en el medio sector.

Tras ese resultado, el Barcelona se separó a seis puntos del Real Madrid en el podio de la Liga española.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.