Dos caras y un destino

El movimiento deportivo cubano diseñó el programa competitivo para este año, que incluye sus campeonatos nacionales y eventos internacionales en suelo patrio

Autores:

José Luis López
Javier Rodríguez Perera

La mesa ya está servida. El movimiento deportivo cubano, que jamás se duerme en los laureles, diseñó el programa competitivo para este año, que incluye sus campeonatos nacionales y eventos internacionales en suelo patrio.

Pero la pegada más contundente impactará en agosto, cuando la ciudad de Río de Janeiro vista sus mejores galas y acoja por primera vez unos Juegos Olímpicos en Sudamérica. Y a pura adrenalina, Cuba aspira a signar allí una plausible actuación.

Lo mío primero

La competencia multidisciplinaria más importante programada en el calendario deportivo nacional continúa siendo los Juegos Escolares, que llegarán este año a su edición 52. Estas justas continúan diseñadas en sus dos fases tradicionales: en el mes de abril se convoca la categoría pioneril, clasificatoria escolar, liga estudiantil, así como una primera etapa de la categoría juvenil. Ya en el mes de julio, se compite en la escolar y la segunda parte de la juvenil.

Para el 2016, también está prevista la segunda fase clasificatoria y la postemporada de la 55 SNB, con su gran final incluida, así como la primera fase de la siguiente campaña, y la III Serie Nacional de Béisbol sub-23 años.

Por demás, Santiago de Cuba será sede en el mes de diciembre del 55 Torneo Playa Girón, de boxeo, deporte que también dirimirá la III Serie Nacional por equipos.

El Inder ha señalado la celebración de campeonatos nacionales en 28 deportes, así como el Torneo Nacional de Ascenso y la Liga Superior de Baloncesto.

En espera de los huéspedes

Para este año, se planificaron 36 competencias internacionales en Cuba, igual cantidad que en el 2015. Una vez más, estas son de interés estratégico, pues sirven de preparación en casa para nuestras principales figuras, que se medirán con los mejores deportistas del área y algunas individualidades de rango mundial.

Precisamente, en este mes de enero tendremos el Grand Prix de Judo, así como el inicio de la VI Serie Mundial de Boxeo, cuando los Domadores reciban a Ucrania el próximo día 15 en el coliseo capitalino.

Otros eventos convocados dentro de nuestras fronteras serán el Campeonato Iberoamericano de Triatlón; los torneos José Raúl Capablanca de Ajedrez y Cerro Pelado, Granma, en los dos estilos de lucha; el Grand Prix de florete Villa de La Habana, de esgrima; la Copa Marcelo Salado de deportes acuáticos; el tradicional maratón Marabana; el certamen latinoamericano de baloncesto infantil y el vibrante Cliff Diving, de clavados.

Que la sangre «sí» llegue al río

Sin duda, la tradicional fuerza física, el tesón y la sangre caliente del atleta cubano, serán puestos a prueba una vez más en unos Juegos Olímpicos. Pero cuatro años de sudor y entrega en los entrenamientos es mucho tiempo entre una justa y otra. Y todos los atletas del mundo quieren, como premio a ese esfuerzo, escalar al podio de premiaciones. Los cubanos también apuestan por ese mérito insoslayable.

Las pretensiones en esa justa están claramente definidas, toda vez que Jorge Polo, vicepresidente del Inder, declaró que el objetivo es mejorar la actuación de Londres hace cuatro años, cuando se ganaron cinco títulos y se quedó en el puesto 16 del medallero. El directivo agregó además que se trabaja actualmente con 270 deportistas y que la comitiva cubana debe frisar el centenar de atletas.

Pensamos que las posibilidades más reales de escalar a podios olímpicos se concentran en las disciplinas de combate, fundamentalmente el boxeo, que ya tiene siete boletos y buscará los tres restantes en el preolímpico de Argentina, en marzo.

Los puños de los tricampeones mundiales Lázaro Álvarez (división de 60 kilogramos) y Julio César La Cruz (81), junto a los dorados del orbe Johanys Argilagos (49) y Arlen López (75), seguramente sonarán con potencia sobre el ring de la Ciudad Maravillosa. A ellos se deben unir los titulares olímpicos Robeisy Ramírez (56) y Roniel Iglesias (69) si, como se espera, ambos son convocados por el jefe de entrenadores Rolando Acebal para buscar sus cupos en la justa clasificatoria en tierras gauchas, junto a los monarcas panamericanos Erislandy Savón (91) y Leinier Peró (+91).

El doble medallista de plata mundial Yasnier Toledo (64) y Yosbany Veitía (52), segundo del orbe, también se enrolarán en esa cita estival.

Sobre los deportes de combate habría que mencionar también la lucha, con la presencia del bicampeón olímpico y cinco veces titular mundial Mijaín López (130 kg) y del actual monarca del orbe Ismael Borrero (59), ambos en el estilo grecorromano y únicos gladiadores que hasta ahora tienen un  boleto olímpico en sus bolsillos.

En la modalidad libre —aún sin plazas en la urbe carioca— se espera mucho de Reineris Salas (86), Liván López (74) y Yowlys Bonne (66), todos con medallas mundiales en sus respectivas vitrinas.

Para estos Juegos Olímpicos, la delegación de Cuba también cifra esperanzas en el atletismo e individualidades en gimnasia artística y remos.

El denominado deporte rey reúne una terna de ejemplares con linaje mundial. La discóbola Denia Caballero, la pertiguista Yarisley Silva y el triplista Pedro Pablo Pichardo se encuentran en el apogeo de sus carreras, estabilidad y marcas respetables mediante.

Caballero tuvo una actuación espectacular en la pasada cita del orbe, en Beijing. Con disparo de 69,28 metros se colocó la corona y dejó en un segundo plano a la estelar croata Sandra Perkovic. Además, pasó a los anales de la historia como la primera campeona mundial del disco cubano. Esa credencial es un anuncio de lo que podría suceder el próximo agosto.

De Yarisley Silva resuenan la espectacularidad de sus triunfos en los Juegos Panamericanos de Toronto y el certamen universal. En ambas lides la crispación permeó el ambiente, saliendo a relucir el alto nivel competitivo inherente en la pinareña, lo que la convierte en aspirante de lujo para besar el firmamento bajo los cinco aros.

Pichardo, cual guerrero que vuelve por sus fueros, ha mantenido persistencia en sus resultados que bien hacen pensar en una medalla olímpica. Solo que el metal áureo se torna áspero, pues podría rivalizar, entre otros, con el estadounidense Christian Taylor, capaz de realizar el segundo mejor salto de la historia (18,21 metros), válido para el gallardete mundial y dejar a Pichardo con la plata.

Otro exponente que pudiese dar un alegrón es la discóbola Yaimé Pérez, quien estuvo muy cerca de apoderarse del bronce en la lid universal china, hasta que la Perkovic la desplazó a la cuarta plaza en el último lanzamiento. Antes fue subtitular panamericana, detrás de su compañera Denia.

Del campo y pista nos trasladamos hacia la gimnasia artística, la cual tiene el renacer glorioso de atletas como Erick López o Casimiro Suárez en el santiaguero Manrique Larduet. Este joven de 19 años ofreció fuertes adelantos antes de consumar una actuación sin precedentes en el Mundial de Glasgow, Escocia, donde se adueñó de una plata en el all around y un bronce en la barra fija, por delante de varias figuras de talla internacional.

En el taekwondo existen atletas con resultados loables como Robelis Despaigne   (+ 80 kg), bronce olímpico en Londres 2012; Rafael Alba (+ 80 kg), campeón mundial de Puebla 2013, y un muchacho en ascenso como el capitalino José Ángel Cobas (80 kg). Pendientes de la clasificación olímpica —a disputarse en el Preolímpico de Aguascalientes, en marzo—,  dos de estos portentos lucharán por par de cupos en ambas divisiones.

La presencia de ellos es un garante alentador si aspiramos a dar clarinadas resonantes en la exigente cita, con el incentivo extra de la presumible reaparición en la justa de marzo de Glenhis Hernández (+67). La monarca mundial estará habilitada para competir desde enero, pues se le cumplió el año de sanción que recibió durante los Juegos Centroamericanos, en Veracruz 2014.

El panorama en el remo vuelca rápido las miradas en el guantanamero Ángel Fournier, quien ofreció en el 2013 la buena nueva para este deporte con su plata en el Mundial de Chungju, Corea del Sur, seguido del tercer escaño en Amsterdam 2014. A las claras, es un serio contendiente en pos de obtener algún metal en el single scull peso abierto, mientras que la kayakista Yusmary Mengana podría propiciar una sorpresa, amparada en su quinto lugar universal y en el triple reinado continental.

El remero Ángel Fournier tiene potencialidades para llegar al porio en la cita estival carioca. Foto: Juventud Rebelde

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.