Dos giros en un día - Deporte

Dos giros en un día

Más de cien kilómetros estuvieron descolgados del pelotón los primeros «irreverentes», entre ellos, el tunero Argel Hidalgo, que fue profeta en su tierra

Autor:

Norland Rosendo

CAMAGÜEY.— Dentro del auto de la prensa, el chofer, un hombre que corrió Vueltas a Cuba, se embala y pedalea hacia los tiempos en que lo suyo era la bicicleta. Afuera, no hay calma entre los 82 ciclistas que participan en el Clásico, que este sábado cubrió su quinta etapa entre Holguín y esta ciudad.

Desde muy temprano hay fugas, pero los jerarcas, los que andan a la caza del premio gordo del giro, solo se respiran cerca, como si con el aliento pudieran encadenarse unos de otros.

Antonio Quintero por momentos quisiera soltar el timón del Peugeot y subirse en una bici. Él, que entró en este deporte por embullo a los 15 años, porque un ciego de su natal Güines se lo sugirió, dice que si entrena un poco, es capaz de sacarle un susto a cualquiera todavía.

A la salida de la Ciudad de los Parques, una tenue llovizna despide a la caravana. Pero en 198 kilómetros, entre esa urbe y la cabecera provincial agramontina, también hubo sol de verano y aire otoñal; tierras desérticas y otras, las menos, fértiles.

Si no hubiera sido por las escapadas, no dudo que alguno de los atletas hubiera bostezado dos o tres veces en el camino, que por tramos parecía una serpiente estirada.

Más de cien kilómetros estuvieron descolgados del pelotón los primeros «irreverentes», entre ellos, el tunero Argel Hidalgo, que fue profeta en su tierra. Tanto le gustó ganar una meta volante, que repitió después Sibanicú.

Quintero recuerda que su primera Vuelta fue cuando tenía 20 años, porque decían que era muy joven. Iba al frente de los novatos hasta que se fracturó un brazo en Artemisa y le cedió el liderazgo en esa categoría a su hermano Esteban. Y mientras cuenta, suelta una de sus ocurrencias, pero sigue, con nostalgia, a la serpentina multicolor.

Después de Sibanicú, es que los punteros se lanzan. Van los cuatro que encabezan la clasificación individual. Vicente Sanabria no deja que José Mojica recorte tiempo. Jans Carlos Arias quiere seguir en la pelea por el Clásico; Pedro Portuondo, sin alardes, tiene las mismas intenciones.

Junto a ese cuarteto, un hombre que ganó la Vuelta a Cuba en 2005, el guantanamero Damián Martínez, el jovenzuelo Frank Sosa y Félix Nodarse, rey de la tercera fecha, protagonizaron un sprint fenomenal cuando vieron el cartelón que anunciaba la meta.

Jans Carlos sacó la mejor parte: se convirtió en el primero en ganar dos etapas y con los diez segundos de bonificación, pasó al tercer lugar en el ranking del giro. «Este triunfo se lo dedico a uno de los ciclistas más grandes que ha tenido Cuba, Pedro Pablo Pérez. Quiero regalarle a mi provincia, Las Tunas, a mi familia y a mi entrenador, un buen resultado en este Clásico, y eso quiere decir un lugar en el podio», así se pronunció el vencedor.

Cerca de la meta, Quintero, medallista de oro en la ruta de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de La Habana 1982 y plata en la persecución por equipos, en los Juegos Panamericanos de Caracas un año después, aprieta las manos como si estuviera sujetando un manubrio y suelta: ¡«cómo a mí gustaba rematar a los rusos y a los alemanes en la misma raya»!

Resultados de la etapa: 1- Jans Carlos Arias (LTU) con 4:34.51 horas, 2- Félix Nodarse (ART), y 3- Damián Martínez (GTM), todos con el mismo tiempo. Metas volantes de la etapa: Las Tunas: 1- Argel Hidalgo (LTU), 2- Yon Rodríguez (PRI), 3- Renier Veloz (SSP); Sibanicú: Argel Hidalgo (LTU), 2-Renier Veloz (SSP), 3- Yon Rodríguez (PRI). Clasificación general individual: 1- Vicente Sanabria (MTZ) con 13:04.37 horas, 2- José Mojica (ART) a 19 segundos y 3- Jans Carlos Arias (LTU) a 1.13 minutos. Premio general de metas volantes: 1- Onel Santa Clara (GTM) con 9 puntos, 2- Argel Hidalgo (LTU) con 8, y 3- Renier Veloz (SSP) con 6. Clasificación general por equipos: 1- ART con 37:58.03 horas, 2- GTM a 8.41 minutos y 3- SCU a 11.27.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.