En tiempo de Búfalos

Con la victoria conquistada anoche frente a su sempiterno rival, Capitalinos, los Búfalos vuelven a ser los reyes de la selva del baloncesto cubano

Autor:

Norland Rosendo

Como en sus mejores tiempos, los Búfalos vuelven a ser los reyes de la selva del baloncesto cubano. Con la conquistada anoche frente a su sempiterno rival, Capitalinos, van nueve coronas desde que la Liga Superior cambió de estructura en la temporada 2004-2005. Quizá sea esta la ocasión en que más entallado le quedaba el traje de favoritos.

Este sábado se consumó la barrida que algunos habían presagiado desde el inicio del play off. Los avileños batieron por cuarta vez al quinteto de la capital, con pizarra de 68-64. Fue ante su público, uno de los más apasionados al baloncesto en Cuba.

Sin dejar de salir a la cancha con espíritu guerrillero, los habaneros —incluido su director, Rainel Panfet— sabían que tendrían enfrente a un quinteto que los superaba en oficio y que juega sin nervios los partidos de play off.

Para ganarles a los Búfalos, los azules tenían que haber sido más precisos que los francotiradores a la hora de lanzar el balón desde la larga distancia. De antemano, los tableros, el suyo y el ajeno, estaban tomados por hombres como Yoan Luis Haití y Vanier Reyes, y eso los dejaba sin opciones para el juego interior.

Ni la mirilla telescópica de los habaneros estuvo tan ajustada en la final, ni los Búfalos más potentes dejaron de hacer sus deberes bajo las tablas cuando los balones no entraban por el aro.

El juego de anoche fue más equilibrado en el marcador. Comoquiera que en el último parcial aún los anfitriones no tenían suficiente ventaja, los visitantes apelaron a sus jugadores más experimentados para intentar la remontada. Por lo menos, resultó un cierre emotivo, de rejuegos tácticos, aunque los avileños supieron preservar la diferencia a su favor.

Hurgando en el archivo de nuestro estadístico, Benigno Daquinta, encontramos otros argumentos que refuerzan el favoritismo de los Búfalos en su dual meet con el hasta entonces campeón de la Liga.

Haití y Vanier acumulan 15 finales consecutivas desde el año 2000, y en las ocho veces que Ciego ha sido adversario de Capitalinos por el cetro, han participado, además, William Granda y Davisley Granado. Los cuatro, titulares en este play off, con otro que tiene tanta cancha como ellos, el base organizador Yasser Rodríguez.

Justo premio para un equipo que supo sortear ausencias notables durante la etapa clasificatoria y que en la semifinal se repuso de un revés inicial frente a los inspirados Lobos de Villa Clara.

Con este éxito, el director Jesús Martos subió a lo más alto del podio de una Liga Superior por tercera vez, con lo cual entra en el selecto grupo de los que atesoran más trofeos, pues tres ganó también Leonardo Pérez con el extinto Centrales, y solo son superados por Miguel Calderón (seis con Capitalinos) y Daniel Scott (cuatro con Ciego de Ávila).

De la otra orilla, las palmas para un Capitalinos con varios atletas inexpertos en play off. Se vislumbran en sus filas, muchachos con talento, virtuosos en los movimientos y en el dominio del balón, pero sin el fogueo requerido para juegos de postemporada. Se notaron las ausencias de los hombres que el año pasado condujeron al Tren hasta la estación dorada.

No fue la final deseada. Ni siquiera técnicamente se jugó al mayor nivel posible. No obstante, ganó el mejor.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.