Atlético de Madrid le gana el pulso al Bayern Múnich

El cuadro madrileño cayó 2-1, pero le bastó el valor doble de ese gol

Autor:

José Luis López

Pese a perder 2-1 ante el local Bayern Múnich alemán, el Atlético de Madrid devino este martes primer clasificado para la gran final de la Liga de Campeones de Europa, gracias al doble valor que tributan los goles como visitante.

El pasado miércoles, la tropa dirigida por el argentino «Cholo» Simeone había ganado 1-0 en el partido de ida, disputado en el estadio Vicente Calderón y así llegó a la Allianz Arena en busca de, al menos, un gol que desequilibrara al local.

Los alemanes siguieron fieles al toca-toca diseñado por el técnico español Pep Guardiola y se apoderaron del balón en el primer tiempo, en tanto Simeone fue transparente en su propuesta: metió «la guagua delante de la portería» y apostó, una vez más, a la velocidad de sus hombres al contragolpe, especialmente el delantero francés Antoine Griezmann.

Tanta posesión de la esférica, vio su fruto al minuto 30 para los bávaros, con un potente tiro libre ejecutado por Xabi Alonso. Y solo tres minutos después, Giménez cometió penal contra Javi Martínez. Pero el cancerbero Jan Oblak, verdadero héroe del triunfo «colchonero», se dejó caer hacia su derecha y paró no solo el cobro de Müller, sino también otro disparo de Alonso tras el rebote. Así, se fueron al descanso.

En el complementario, más de lo mismo. El Bayern atacando y el Atlético defendiéndose como podía, pero siempre con la mente y las piernas en espera de un contraataque letal. Y fue así que el fútbol los premió en una jugada a los 53 minutos. Griezmann, en posición ligeramente adelantada, recibió un pase del «Niño» Torres y definió excelentemente ante Neuer tras entrar al área con balón dominado.

El empate le brindó sosiego al cuadro visitante, que adelantó algo sus líneas, mientras que el Bayern siguió su línea en busca de otro gol, que llegó a los 74’, cuando el polaco Lewandowski cabeceó una asistencia del volante Arturo Vidal. Pero con eso no les alcanzaba. Precisaban de otro gol. Lo intentaron en reiteradas ocasiones, pero Oblak se les anteponía.

Vale citar que Torres también falló un penal, en el 84’. El equipo madrileño se clasificó para su tercera final en la máxima competición continental y podría alzar su primera Copa de Europa el 28 de mayo ante el Real Madrid o el Mánchester City, que se enfrentarán este miércoles.

Guardiola, que dejará el Bayern a final de temporada con destino al Mánchester City -¿impondrá también allá el toca-toca?- lo hace tras perder tres años consecutivos en semifinales de Liga de Campeones, casualmente ante tres equipos españoles: Real Madrid (2014), Barcelona (2015) y Atlético (2016).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.