Millas de buena vibra - Deporte

Millas de buena vibra

Un rally de 17 lanchas rápidas salió de Cayo Hueso y llegó este martes a la bahía habanera para anudar un nuevo lazo de amistad entre Cuba y Estados Unidos por medio de las aguas

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Aproximadamente a las 10:30 a.m. de este martes un nuevo destello de historia surcó las aguas del litoral habanero. Entró la primera lancha rápida, luego otra y otra, hasta llegar a 17 de un rally que salió de Cayo Hueso, y contra viento, marea y un sofocante sol, llegó a la bahía habanera para anudar un nuevo lazo de amistad entre Cuba y Estados Unidos por medio de las aguas.

Muchos años —exactamente 58— tuvo que esperar la población habanera para disfrutar la majestuosidad que ofrece este tipo de espectáculo marítimo. Un amigo que asistió al recibimiento de las tripulaciones me dijo que no le importaron las altas temperaturas del mediodía, porque se fue casi complacido por la estética de cada embarcación, el sonido de los motores y las estelas resultantes de las lanchas. Solo le hubiese gustado presenciar un evento competitivo y de velocidad.

Pasado el ajetreo que provoca un show de esta magnitud y reposado en el Club Náutico Internacional Hemingway de Cuba (CNIHC), lugar de descanso de todas las lanchas, el comodoro de la asociación, José Miguel Díaz Escrich, declaró que una vez más se demuestra al mundo que el mar, además de ser escenario de hechos históricos y puente de prosperidad para los países, también es un lugar de afecto entre los pueblos.

«La amistad náutica entre Estados Unidos y Cuba se remonta a inicios del siglo pasado, pues las carreras de lanchas con motores comenzaron en 1922, incluso antes que las regatas de barcos de velas, que empezaron en 1930 entre el club náutico de San Petersburgo de Tampa y el Havana Yacht Club, evento que pensamos revivir en marzo de 2017, en saludo al   aniversario 25 de nuestro Club», expresó Díaz Escrich.

El Comodoro argumentó que se han efectuado numerosas actividades náuticas entre estos dos países para reanudar esta amistad. «Hemos vivido momentos muy felices, como el período de 1994-2000, en el cual existían muchas regatas, pero principalmente de la modalidad náutica recreativa, como la vela y la pesca deportiva». El Comodoro precisó que por primera vez habíamos logrado concretar relaciones y que propietarios de lanchas rápidas como los presentes aceptaran la invitación para participar.

Como colofón de la jornada, el CNIHC y el Florida Powerboat Club suscribieron un acuerdo de amistad con el firme objetivo de desarrollar nuevos eventos de esta índole y de velocidad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.