Mentalidad ganadora

Andy Pereira y Jorge Moisés Campos son los dos exponentes cubanos del tenis de mesa que cruzarán las puertas del Pabellón 3 de Riocentro, instalación que acogerá las acciones de este deporte en los venideros Juegos Olímpicos de Río de Janeiro

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Bárbaro Oliva lleva escasos meses como comisionado nacional de tenis de mesa y sus aspiraciones de que esta disciplina gane cierto terreno cedido e irrumpa en la élite son irrebatibles. Desde que tomó las riendas, se ha centrado en crear un colectivo en el que prime la unidad, pues de ahí parten los éxitos del deporte.

También ha trazado estrategias desde el punto de vista científico, a partir de las categorías inferiores hasta las mayores, algo que lleva un andamiaje técnico, además de conversar y debatir mucho con los muchachos y el colectivo de entrenadores. Esa es su misión, además de tratar de que el tenis de mesa cubano tenga los resultados significativos de las pasadas décadas de los 80 y 90, en el orden competitivo y la disciplina que exhibían aquellos deportistas.

Andy Pereira y Jorge Moisés Campos son los dos exponentes cubanos que cruzarán las puertas del Pabellón 3 de Riocentro, instalación que acogerá las acciones de este deporte en los venideros Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Ambos culminaron una base de entrenamiento en suelo brasileño, la cual han aprovechado al máximo, según declaraciones realizadas a una televisora de ese país.

—Bárbaro, si eres arriesgado en dar pronósticos, ¿qué vaticinas en la magna cita multideportiva?

—Primero que todo, estudiar bien el escenario, los rivales, y saber que cada partido se asume de manera diferente. Ellos saben que mi mentalidad es soñadora y ganadora, y por eso apuesto por sus mejores rendimientos en cada choque, amén de que soy consciente de que es un evento en extremo fuerte, en el que están enrolados la inmensa mayoría de los mejores exponentes del tenis de mesa masculino a nivel mundial y si pierdes te vas de la lid. Ellos saldrán con la garra acostumbrada y ojalá puedan avanzar lo más posible en el organigrama.

—¿Qué momento vive la política de contratación con clubes extranjeros en este deporte?

—Los clubes extranjeros prefieren evitar los trámites burocráticos con Cuba y optan por la manera en que se está haciendo actualmente. Invitan a un atleta, le pagan todo, si gana algún torneo le dan el premio respectivo, pero igualmente si pierde un partido importante le cierran el contrato y lo mandan de vuelta a casa. Afortunadamente Yohan Mora tuvo un rendimiento bueno y permaneció en el cuarto nivel de la Bundesliga alemana. También tenemos a Lisi Castillo en un club de Perú, Andy que fluctúa entre Suecia y Dinamarca, mayormente por contratos autogestionados en los que nosotros participamos, y Liván Martínez, en Suecia, con una beca recientemente aprobada.

«Un pensamiento que tenemos para el próximo ciclo olímpico es acercarnos a oficializar contratos cubanos, que los principales jugadores se desempeñen en algunas de las diferentes ligas. Quisiéramos explorar China, así sea en la quinta división, que es mejor que varios circuitos europeos. También se podría llegar a Alemania, Francia, Japón o Suecia».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.