Bailamos en la fiesta carioca - Deporte

Bailamos en la fiesta carioca

Cultura, historia, samba, fuegos artificiales, jolgorio y hasta un momento reflexivo sobre el cuidado del planeta tiñeron de una emoción multicolor el Maracaná en la apertura de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016, este viernes

Autor:

Raiko Martín

RÍO DE JANEIRO.— Con el ya legendario luchador Mijaín López a la cabeza, y el poder de su brazo para pasear por todo el mítico estadio Maracaná la Bandera de la Estrella Solitaria, la delegación cubana desfiló en la vistosa ceremonia de inauguración de la 31ra. edición de los Juegos Olímpicos que este vienes cobraron vida en esta ciudad.

Una cita como esta no podía comenzar sin ese contagioso ritmo y colorido que distinguen a todo lo carioca. Y sin demasiado despliegue, con los efectos de las luces como mejor aliado, los creadores de la puesta en escena recrearon la rica historia de Brasil, tierra en la que se mezclaron siglos atrás tantas culturas para regalarnos algo inigualable.

Desde la interpretación a guitarra del himno brasileño hasta la contagiosa actuación de las Escuelas de Samba, pasando por la icónica Garota de Ipanema y los más modernos ritmos urbanos, la música fue una especie de hilo conductor para narrar algunos de los momentos más trascendentales de esta nación.

Hubo tiempo para reseñar la composición de ese mosaico cultural que integra al gigante sudamericano, cuna de tantos ilustres como el arquitecto Oscar Niemeyer, el cantante de bossa-nova Tom Jobim y el aviador Santos Dumont.

Tampoco faltó espacio para un llamado al cuidado del planeta, al que contribuirán los deportistas con la siembra de un árbol de la extensa variedad de plantas que florecen por estas tierras en el parque Radical, enclavado en la zona de Deodoro, y que será uno de los legados que dejará la celebración de esta fiesta deportiva.

El desfile de las más de 200 delegaciones participantes inició el segmento protocolar, en el que el presidente del comité organizador, Carlos Nuzman, dio la bienvenida a los participantes, agradeció el esfuerzo del pueblo carioca para hacer realidad el sueño, y pidió a todos celebrar unidos los primeras Olimpiadas en América del Sur.

Luego, y poco después de premiar al keniano campeón olímpico Kip Keino por su trabajo humanitario, Thomas Bach, presidente del COI, hizo un llamado a la tolerancia y en sus palabras dio la bienvenida al equipo de refugiados que por vez primera participará en la cita.

Sin aparecer en las pantallas del estadio y, en apresuradas dos líneas, el presidente en funciones, Michel Temer, declaró inaugurados los Juegos, y acto seguido quedó develado el misterio de la mano de tres exdeportistas ilustres del país: Gustavo Kuerten (tenis) entró al estadio portando la antorcha, la pasó a Hortencia Marcari (baloncesto), y esta a Vanderlei Lima (maratón), quien fue el encargado de encender finalmente el pebetero que arderá hasta el final de la cita.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.