Presidente vitalicio en boxeo

La anécdota del día en que el padre de la escuela cubana de boxeo, Alcides Sagarra, decidió nombrar a Fidel en un cargo deportivo suigéneris

Autor:

José Luis López

El avezado exentrenador Alcides Sagarra, padre de la escuela cubana de boxeo, no se lo pensó mucho. Cuando dirigía la selección nacional, nombró a Fidel como presidente vitalicio de la federación.

«Él era una persona muy amable y humana, lleno de iniciativas para desarrollar cualquier actividad. Si eso lo unimos a que en su juventud practicó boxeo en Birán, eran cuestiones importantes para darle ese crédito. Siempre le prestó mucha atención al deporte y seguía muy de cerca los eventos de boxeo.

«Recuerdo que en el Mundial de Houston, en 1999, la mafia del boxeo —esa que siempre criticó Fidel—, estaba acabando con nosotros. Unos tras otros, nos quitaban los combates. Y el colmo fue la pelea del welter Juan Hernández Sierra, que ganó en el cartel final y lo despojaron descaradamente. Yo le indiqué a él que no se bajara del ring. Lo hice yo y fui a gritar mil cosas en la mesa de la presidencia, además de decirles que Cuba se iba del torneo, aunque aún nos faltaban dos púgiles por competir.

Cuando llegamos a Cuba, Fidel me dijo que yo había aprendido a tomar decisiones en el momento adecuado, y eso me satisfizo mucho porque fue una muestra del total apoyo que me brindó en ese momento, recordó Alcides.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.