Patadas y zarpazos - Deporte

Patadas y zarpazos

A estas alturas del campeonato lo hecho ya no cuenta, y de confirmarlo se encargaron los granmenses en Matanzas

Autor:

Raiko Martín

A estas alturas del campeonato lo hecho ya no cuenta, y de confirmarlo se encargaron los granmenses en Matanzas. Mientras, los monarcas avileños confirmaban su favoritismo ante los Azucareros villaclareños en la otra semifinal de la actual campaña beisbolera que hoy nos ofrecerá nuevas emociones.

La postemporada comenzó a contracorriente, porque haber sido el equipo más bateador y el de mejor pitcheo en el torneo apuntalaban como favorita la candidatura yumurina. Sin embargo, de su efectividad monticular no hubo noticias en toda la tarde, y la maquinaria ofensiva trabajó a medias, aunque mejoró cuando Lázaro Blanco se bajó de la lomita de los Alazanes.

No es casualidad que el diestro granmense haya sido el serpentinero más notable del torneo. Ahora, se presentó con exquisito control, al punto de que su único boleto lo regaló abriendo el séptimo episodio. Con el último out de ese inning, después de haber espaciado seis hits, le dejó la escena lista al refuerzo artemiseño Miguel Lahera para cerrar el lazo.

Para entonces, la tropa dirigida por Carlos Martí ya había exhibido músculo. Supongo que a varios haya sorprendido la elección de Frank Montieth para la apertura inicial, estrategia que comenzó a desplomarse en el arranque del tercer acto. El solitario vuelacercas de Carlos Benítez fue apenas el anticipo de un ramillete de seis anotaciones coronado por el grand slam de Alfredo Despaigne, quien no pudo tener mejor rencuentro con el béisbol insular.

En lo adelante, lo de los Alazanes fue casi una estampida ofensiva sobre la grama del Victoria de Girón, pues solo el paracortos Yordan Manduley quedó fuera del festín de 16 imparables. Cuatro de ellos llevaron la firma del jovencito Yoelkis Céspedes, quien gestionó la presión con total solvencia durante su estreno en postemporadas.

Para maquillar la pizarra quedó el cuadrangular con un hombre a bordo del inicialista William Saavedra, que de paso se reafirmó como uno de los jugadores más productivos en fases definitorias.

Ambas novenas volverán hoy a cruzar armas en el mismo escenario, con los anfitriones obligados a buscar un triunfo que les permita llegar a Bayamo con el pulso en equilibrio. Despejada la duda del arranque, el alto mando yumurino puede barajar par de opciones monticulares, pues están disponibles el zurdo Yoanni Yera y el diestro Jonder Martínez .

Con menos apremio, los visitantes deben acudir a los servicios del recién añadido capitalino Noelvis Entenza o el tunero Yoalkis Cruz, a quien sumaron durante el segundo segmento de la campaña.

Rey marca territorio

Ya bajo luz artificial, los vigentes monarcas avileños comenzaron con buen pie la defensa de su corona, aunque en el José Ramón Cepero la batalla tuvo, al menos en los comienzos, un cauce más ajustado.

El duelo monticular entre el local Vladimir García y el también estelar Freddy Asiel Álvarez no se tensó desde el arranque, y a medida que fue transcurriendo la trama, ambos desempeños tomaron direcciones totalmente distintas.

Para el «Cañón de la Trocha» el inicio no pudo ser peor, pues en el mismo inning de apertura recibió el castigo de cuatro imparables y par de anotaciones. Sin embargo, en lo adelante encontró las maneras de contener a la artillería de los Azucareros, mientras que Freddy perdió gas y poco contribuyó la defensa a minimizar los daños.

Ya a la altura del sexto capítulo comenzó a hundirse la nave Naranja, arrastrada hasta el fondo por el marcado descontrol de sus relevistas. Cuatro boletos consecutivos, el primero de ellos intencional y el resto con todas las almohadillas ocupadas, fueron un lastre ultrapesado.

Con el éxito, Vladimir repitió el triunfo que había conseguido en el último juego de postemporada entre ambos equipos. Según los archivos de Benigno Daquinta, sucedió el 3 de abril de 2011, con marcador de 1-0, y el derrotado fue también Freddy Asiel. Curiosamente, antes de ese partido, el as villaclareño presentaba balance de 4-0 en postemporada frente a los Tigres, mientras que Vladimir había cedido en seis ocasiones.

Sin dudas, la historia ha cambiado desde entonces. ¿Seguirá hoy la tendencia?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.