Sorpresa en el Bernabéu

El Real Madrid, necesitado de la victoria tras la derrota el domingo pasado ante el Sevilla, salió al campo en busca de un gol que los adelantara en el marcador

Autor:

Ariel Niévares Luis

Como en la conocida batalla en la cual David venció a Goliat, luchó el Celta de Vigo este miércoles para derrotar 2-1 al Real Madrid, durante su visita al estadio Santiago Bernabéu, en el partido de ida correspondiente a los cuartos de final de la Copa del Rey.

En un primer tiempo pálido de ambos equipos, el club madridista se adueñó de la esférica, pero sin generar ocasiones claras; mientras el Celta de Vigo, con la ausencia de su estrella Fabián Orellana, presionó y jugó al contragolpe, aprovechando la velocidad de sus delanteros y el bajo estado físico del conjunto rival.

Las emociones quedaron guardadas para la segunda parte. El Real Madrid, necesitado de la victoria tras la derrota el domingo pasado ante el Sevilla, salió al campo en busca de un gol que los adelantara en el marcador, aunque dejaba espacios en la defensa. El equipo gallego se defendía y sin embargo, creaba peligro con cada acción ofensiva.

Al minuto 53 se produjo el primer cambio del encuentro, entraba al campo el ariete merengue Álvaro Morata, quien a mi juicio debió iniciar el partido, por Marco Asensio. Cinco minutos después, Morata tuvo la ocasión más clara del juego hasta ese momento, preparó el gatillo dentro del área, pero su disparo pasó por encima del larguero.

Sin embargo, cuando parecía que el Real Madrid podía marcar, llegó un contraataque del equipo vigués para abrir la pizarra en el minuto 64. El veloz Bongonda recibió el balón por la banda izquierda con espacios, centró al área y tras un despeje acrobático del lateral blanco Marcelo, Iago Aspas fusiló con la pierna zurda al portero Kiko Casilla. Una vez más cumpliéndose la máxima: «Cuando no lo haces, te lo hacen».

El club merengue, obligado a reaccionar, se volcó al ataque y logró su premio. Tras un centro al corazón del área, Marcelo encontró un rebote y marcó un golazo de volea (min. 69) para igualar las acciones; pero, 58 segundos después, el punta madridista Lucas Vázquez cometió un error en la salida y Aspas robó el balón para habilitar a Jonny, que adelantó nuevamente al Celta (min. 70) y silenció las gradas del Bernabéu.

Los blancos continuaron atacando, pero a pesar de los intentos el marcador no sufrió cambios y el Real Madrid acumuló su segunda derrota en cuatro días, luego de lograr una racha de 40 encuentros invictos. Así, el pequeño David golpeó con su honda al gigante Goliat.

Ahora, el club de Vigo llega con ventaja a su feudo para el partido de vuelta y aferrado a la estadística que muestra al club blanco incapaz de superar la instancia de cuartos, cuando ha perdido el partido de ida como local.

En otros resultados de la jornada, el Alavés puso pie y medio en las semifinales de la Copa del Rey, tras vencer al Alcorcón por 2-0. Los dos goles los marcó el exjugador del Athletic de Bilbao Ibai Gómez en solo seis minutos, el primero en el 90 y repitió en el descuento (min. 90+4).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.