El otro juego en la mira

Fuera del terreno, pero igual de importantes, serán las conversaciones sobre la posibilidad de que Cuba sea miembro pleno de la Confederación del Caribe, pues todavía participa en calidad de invitado

Autor:

Nelson García Santos

CULIACÁN, México.— Con los acordes de la pegajosa música de los mariachis fue recibido la víspera el equipo de Cuba en el aeropuerto internacional de esta ciudad, donde el sabor del Caribe salta aquí y allá, excitado por la fiesta beisbolera.

La prensa local, nacional e internacional —cubren el evento alrededor de 500 periodistas—, como era de esperar, rodeó a Carlos Martí, quien les ratificó entre las virtudes del conjunto que dirige, la fuerza al bate y el pitcheo.

Interrogado por una periodista mexicana sobre lo que significaba estar acá, destacó que los cubanos queremos mucho a México.

Sobre la posible alineación para hoy ratificó al lanzador Lázaro Blanco, pero enterado aquí de que República Dominicana utilizará un zurdo no definió totalmente el resto de los jugadores para el partido inicial. «Tendremos que aplicar las variantes más convenientes», enfatizó.

Ante la pregunta de por qué Cuba no vence en un juego inicial en la Serie desde su reincorporación, comentó que podría ser ahora, lo cual sería un gran estímulo.

El ingreso en la mira

El otro juego muy importante, fuera del terreno, serán las conversaciones sobre la posibilidad de que nuestro país sea miembro pleno de la Confederación del Caribe, pues todavía participa en calidad de invitado.

Según declaraciones recientes del presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, Omar Canizales, esa organización trabaja con ese fin, porque es del interés de ellos que Cuba pertenezca con derechos plenos.

Al respecto, los federativos del béisbol cubano han reclamado ser miembros plenos de la Serie del Caribe, efectuada cada año con los equipos campeones de los torneos invernales de República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela, Cuba y México.

Esperemos que se llegue a materializar el acuerdo.

Las facilidades

El Estadio Tomateros cuenta con capacidad para 20 000 aficionados y dimensiones de 410 pies por el jardín central y 322 por las esquinas.

Yohan Flande, con experiencia de 37 juegos en las Grandes Ligas, será el abridor por los Tigres del Licey ante Granma.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.