Elefantes no fueron hermanos

Cuba terminó el tope frente a Taipéi de China con un éxito y dos fracasos y ahora viajará a Corea del Sur donde enfrentará a la selección nacional de ese país

Autor:

Norland Rosendo

Cuba terminó en Taipéi de China con un éxito y dos fracasos. El último de los reveses fue ayer, ante el equipo profesional Hermanos Elefantes, que en la novena entrada con tres «trompetazos» le dieron la vuelta al marcador y se adueñaron de la victoria por 3-1.

Fue un juego cerrado, que durante seis entradas solo vio cadenas de cero en la pizarra. Según el reporte del enviado especial de Jit, Roberto Ramírez, los caribeños se fueron delante en el inning de la suerte, gracias a un boleto a William Saavedra, cañonazo de Yurisbel Gracial, error en viraje del lanzador y rolata por el cuadro de Carlos Benítez, que sirvió para doble play, pero no impidió que Saavedra pisara la goma.

Durante siete capítulos, Lázaro Blanco y Vladimir García habían silenciado a la ofensiva de los Hermanos Elefantes. Sin embargo, Liván Moinelo no tuvo la misma suerte cuando se subió al montículo con la encomienda de sacar los últimos seis outs.

En el noveno, regaló par de pasaportes, cometió un wild pitch, y con un hit le anotaron dos veces. Para sofocar la rebelión fue enviado Raidel Martínez, a quien le conectaron otros dos incogibles para completar el racimo de tres carreras.

Blanco siguió demostrando que es el mejor abridor de la selección cubana en estos momentos, entre otras virtudes, por su buena colocación de los pitcheos, y a Vladimir le registraron envíos sobre las 93 millas.

Carlos Martí le dio juego esta vez a Roel Santos (CF), Alexander Ayala (SS, un hit), Yosvani Alarcón (BD), William Saavedra (1B, un doble), Yurisbel Gracial (3b, un hit), Carlos Benítez (2B), Frank Camilo Morejón (R, dos hits), Yoelkis Céspedes (RF, un hit y un doble) y Víctor Víctor Mesa (LF). Alfredo Despaigne y Frederich Cepeda fueron utilizados como emergentes en el cierre del duelo.

Ante la alarma por las dos derrotas, los técnicos y jugadores concuerdan en que los propósitos del entrenamiento se están cumpliendo. Incluso, Despaigne dijo que están ajustándose a la zona de bateo, que en la región asiática tiene sus peculiaridades respecto a la nuestra.

Ahora, el conjunto cubano viajará a Corea del Sur, donde enfrentará a la selección nacional de ese país, ubicada en el grupo A del Clásico, y posible rival de los nuestros en la segunda fase, si en definitiva ambos equipos avanzan.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.