Medallas como para no titubear

Luego de seis días de competencia en el habanero Coliseo de la Ciudad Deportiva, Cuba alcanzó dos preseas de plata e igual número de bronce en el Panamericano de Esgrima, disputado en las categorías cadete y juvenil

Autor:

Julieta García Ríos

Con dos medallas de plata e igual número de bronce, finalizó la representación cubana asistente al Campeonato Panamericano de Esgrima en las categorías cadete y juvenil, aquí en La Habana, certamen que sus organizadores reconocieron por el alto nivel de convocatoria, al reunir 489 atletas de 22 naciones.

Entre los cubanos, impresionante fue la actuación del espadista Yordano Suárez, quien abrió el medallero de la Isla con una presea de bronce entre cadetes y, luego con un día de descanso por medio, mejoró el resultado y se convirtió en subcampeón panamericano entre los juveniles, categoría con mayor nivel técnico.

El espadista Yordano Suárez se estrenó internacionalmente con medallas de plata (juvenil) y bronce (cadetes). Foto: Calixto N. LLanes

A sus 16 años, Yordano participó por primera vez en un certamen internacional. Mucho influyó en sus triunfos la actitud con que tomó el Campeonato. Se le vio optimista, seguro y hasta me pareció exagerada su confianza cuando, tras quedar tercero entre cadetes, aseguró que el domingo trataría de cambiar el color de la medalla, lo que finalmente logró.

A él lo respaldan una buena técnica, condiciones físicas y, sobre todo, una preparación de puntería, cuando estuvo en un concentrado de 45 días con los estelares espadistas de la selección nacional que conduce Jaine Hernández, entre quienes se encuentra Yunior Reytor, recientemente subtitular en la  Copa del Mundo en Vancuover, Canadá, y primero en el ranking de América.

Narianna Portuondo, integrante del conjunto ganador de la medalla de plata en sable femenino, atenta a las recomendaciones del profe Leonel Wade. Foto: Calixto N. LLanes

Otras que brillaron fueron las sablistas juveniles Leidis Veranes, Narianna Portuondo, Yanet Batista y Sulema Vinet. En el concurso individual ellas lograron ubicarse en los puestos cinco, siete, 14 y  18, respectivamente, para avizorar lo que juntas y más seguras alcanzarían: la medalla de plata por equipos, solo superadas por las mexicanas, por mucho favoritas.

También por Cuba Hansel Rodríguez Martínez se colgó un metal bronceado, en el sable entre juveniles.

La sablista Leidis Veranes debutó en este Panamericano con plata por equipos y quinto lugar de manera individual. Foto: Calixto N. LLanes

Concluido este martes los seis días de esgrima en el Coliseo de la Ciudad Deportiva, el Panamericano demuestra que el nivel técnico de nuestros atletas anda bien y tienen ellos una adecuada preparación física; pero les sigue faltando el roce internacional, ese que da experiencia para no titubear cuando se lleva ventaja o de tener el aplomo para sacar un combate difícil toque a toque.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.