Capullo de la gimnasia

La niña María Karla Moreno Aguilera, de ocho primaveras cumplidas, es como un capullito que viene abriendo sus pétalos de gimnasta

Autor:

Yahily Hernández Porto

Camagüey. — Tal cual las flores del jardín de su bisabuela Regina Torrens, la niña María Karla Moreno Aguilera, de ocho primaveras cumplidas, es como un capullito que viene abriendo sus pétalos de gimnasta.

«Tenía cuatro años y estaba en el círculo infantil cuando quise bailar, pero como era muy gordita, igual que mi bisabuela, mi abuela y mi mamá, entonces me puse a hacer ejercicios para bajar de peso y moverme mejor», expresó muy sonriente Karla.

Desde entonces María Karla no solo conoció de cerca este deporte, «mis juguetes son mis instrumentos y mi juego preferido es entrenar», dijo a JR, quien se ubica en lo más alto del podio de la categoría de nueve años en el país, en la gimnasia rítmica.

Y es que Karlita —como la llaman cariñosamente sus amigos del barrio y la escuela—, no ha dejado de asombrar a su profes y deportistas de esta geografía, pues con siete años de edad logró ser la campeona nacional en el Evento Máxima Acumuladora de la Copa Pioneril Nacional, desarrollada en La Habana, en abril de 2015, en la que obtuvo dos medallas de oro, una de plata y otra de bronce.

María Karla —comentó su joven entrenadora Yisel Castellano González, de 24 años— actualmente supera sus logros.

Sobre sus notables resultados la muy inquieta Karla expresó a JR: «Hay que practicar siempre lo que sale mal, para poder tener lo que más se quiere, medallas. Ellas también son juguetes que quiero mucho».

Pero quién es Karla más allá de la jovencita que desde que se levanta de su cama está haciendo ejercicios y perfeccionado sus técnicas. «Entreno y estudio todos los días, porque para mami y papi –Alexander y Annalie— las tareas son muy importantes. A veces —comentó— son las nueve de la noche y estoy estudiando, y es por eso que ellos me quieren mucho y me apoyan en el deporte».

Agregó que todos en la casa están contentos por cómo se porta en el gimnasio y en la escuela. «Por mis buenas notas tengo las distinciones pioneriles 14 de junio, 4 de abril y 28 de enero», expresó María Karla.

Ella cuenta que ha tenido que dejar de comer dulces, galleticas y helados, «para no perder la figura, pues engordo rápido y no puedo moverme con agilidad en el tapiz».

— ¿Qué es lo que más te gusta?

— Además de las medallas, mis trajes, que son bien lindos y decorados con flores, y con las medallas parezco un sonajero cuando me las cuelgo todas en el cuello. Ellas han viajado en mi carterita hasta Matanzas y La Habana.

— ¿Y qué te enoja de este deporte tan bello?

— Los golpes que me doy, y cada vez que la pelota me cae en la cara me pongo muy brava.

— ¿Tus sueños?

—Llegar a la escuela nacional, representar a mi bandera cubana y traer muchas medallas; si son de oro, mucho mejor.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.