Cuba tiene tradición de grandes gimnastas

Juventud Rebelde visitó el Centro de Alto Rendimiento de Madrid y allí conversó con Benjamín Bango, uno de los entrenadores del equipo español de gimnasia artística masculina

Autor:

Julieta García Ríos

MADRID.— En el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid, justo en la sala donde se preparan los gimnastas de la selección masculina española, a Cuba se le admira.

En La Habana, Manrique Larduet y Randy Lerú se preparan. Foto: Julieta García Ríos

Así pudo constatarlo esta reportera, quien sin previo aviso interrumpió la jornada de entrenamiento y fue bien recibida por el colectivo técnico.

«Ustedes tienen una gran tradición en el deporte. Varios cubanos han inscrito sus nombres en el Código Mundial de Puntación, como fueron en su tiempo los gimnastas Casimiro Suárez, Roberto León Richard, Jorge Cuervo, Erick López y más recientemente Manrique Larduet», comenta a JR Benjamín Bango, uno de los preparadores españoles, que desde hace 12 años trabaja con la selección de su país.

«Aquí, nos han llegado noticias de que Cuba prepara un equipo joven para este ciclo, y si los nuevos realizan la misma línea de trabajo que siguen (Manrique) Larduet y (Randy) Lerú, estoy seguro de que van a darle muchas alegrías a su pueblo».

—A propósito, ¿cuál es su valoración de ambos atletas?

—Larduet es un gimnasta muy completo. Tiene potencia, acrobacia, hace grandes saltos. Es bueno en suelo y anillas. Luego, tiene una gran dificultad en paralelas, y barra fijas también, quizá en arzones le falta un pelín; pero defiende bien en todo sin desproporcionar mucho en las notas. Ello le valió ubicarse segundo en all around en el Campeonato del Mundo de Glasgow 2015 y conseguir su plaza a los Juegos Olímpicos con una medalla de bronce en barras fijas. Es un gimnasta que tiene muchas ganas, muy competidor y competitivo, y siempre que la salud lo acompañe (en este deporte las lesiones siempre están acechando y a él le costó los Juegos de Río 2016) dará grandes sorpresas.

«Randy Lerú no tiene la potencia de su compañero, pero es un gimnasta elegante, fino, y ha demostrado ser un atleta de máximo nivel».

—¿Qué distingue a la gimnasia artística de estos tiempos?

—Las ejecuciones están llegando a ejercicios de extrema dificultad. Se ha dejado atrás aquella gimnasia un poco clásica, del gimnasta más elegante y atento a la limpieza de sus presentaciones, aunque se sigue cuidando, porque hay diez puntos para evaluar la ejecución; pero se apuesta cada vez más a realizar ejercicios de alta dificultad, los que definen muchas veces el color de la medalla.

—Conversemos ahora de sus muchachos. ¿Cuáles son sus proyecciones para el presente ciclo olímpico?

—Como ustedes, tuvimos en los Juegos Olímpicos de Río dos atletas: Rayderley Zapata, medallista de bronce en ejercicios a manos libres en el Campeonato del Mundo de Glasgow, y Néstor Abad, quien compitió en all around. Ellos lideran el equipo nacional masculino.

«En el ciclo anterior tuvimos la desventaja de haber renovado el equipo después de Londres 2012. Por ello para Río 2016 tuvimos un equipo muy joven, con un promedio de edad de 21 años. Para la mayoría esa fue su primera preparación para Juegos Olímpicos. Contamos ahora con ese mismo grupo, al que pueden incorporarse otros atletas antes del Campeonato del Mundo de 2019, clasificatorio a los Juegos de Tokio 2020.

«A Rayderley Zapata y Néstor Abad, se les suman el experimentado Rubén López, tiene 26 años y asistió a Londres 2012; Alberto Tallón, gimnasta bastante completo; Joel Plata y Adrián Vera».

—¿Cómo es su preparación?

—Ellos tienen un orden de concentración permanente, duermen aquí y tienen el colegio adaptado para entrenar a tiempo completo. Cuatro días a la semana entrenamos en doble sesión, y otros dos una sola jornada. Queda un día para el descanso. Este es un sistema convencional, que en alto rendimiento utilizan casi todos los países.

Bango, nuestro entrevistado, se incorpora al entrenamiento junto a su colega y jefe Fernando Síscar, quien al conocer que vengo de Cuba comenta que años atrás asistían a la Copa Moncada.

Me comprometí a hacerles llegar la convocatoria del certamen y albergo la esperanza de ver competir a los suyos muy pronto en La Habana, para que así conozcan donde se preparan Manrique, Randy y sus amigos; un sitio que hasta la legendaria gimnasta rumana Nadia Comaneci, reconocida como la mejor del mundo, quiso conocer cuando estuvo en Cuba en enero de 2016.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.