Dusseldorf, huraña

Para la delegación cubana, compuesta por cinco atletas, el Campeonato Mundial de tenis de mesa culminó ayer, luego de que todos sus efectivos fueran eliminados

Autor:

Javier Rodríguez Perera

A juzgar por las fotos, Dusseldorf es una ciudad extremadamente bella. Dicen que es uno de los territorios más frecuentados en Alemania por el turismo, famoso por sus carnavales y por tener un atractivo extra gracias al caudaloso Rin, que la atraviesa. Allí se celebra hasta el 5 de junio el Campeonato Mundial de tenis de mesa, pero para la delegación cubana, compuesta por cinco atletas, este evento culminó ayer, luego de que todos sus efectivos fueran eliminados de sus respectivos torneos.

En una justa que reúne a 610 atletas de más de 105 países, el tenimesista principal de la Isla, el habanero Andy Pereira, sucumbió en la ronda de los 64 mejores por 1-4 ante Clarence Chew, de Singapur, un jugador con sólida formación en este deporte, pues sus padres lo jugaron, y sus resultados cardinales aparecen en eventos por equipos. El habanero, antes de ese choque, encabezó el grupo 60, en el que venció al saudí Abdulaziz Al-Abbad (4-3), al peruano Diego Rodríguez (4-0) y al sudafricano Mohamed Salah (4-1).

Andy fue el jugador más activo entre los cubanos, pues además intervino en el doble masculino y en el binomio mixto. En compañía del capitalino Liván Martínez —derrotado en sus dos encuentros de fase de grupos—, comenzaron doblegando a los jamaicanos Simon Tomlinson y Kane Watson (3-1) y luego cedieron por semejante marcador frente a la dupla búlgara de Teodor Alexandrov y Denislav Kodjabashev, mientras que uniendo fuerzas con la habanera Idalys Lovet cayeron en el tercer juego.

Lovet, en el single femenino, obtuvo una victoria, pero en su segundo compromiso ante la sueca Jennifer Jonsson fue derrotada por 1-4. Mientras que junto a Lizdainet Rodríguez —no pudo vencer en par de choques en el torneo individual—, derrotaron a una pareja de Sri Lanka y fueron inferiores por 0-3 a las indonesias Lilis Indriani y Gustin Divijayanti.

El otro antillano en suelo germano, el zurdo matancero Yohan Mora, que se desempeña en una división de la Bundesliga de esa nación europea, corrió igual suerte que casi todos sus compañeros, al serle imposible avanzar en la fase de grupos y caer en el segundo encuentro del mixto con Rodríguez.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.