Oslo: hospitalaria por excelencia

Con su mejor envío del año (66,24 metros), la discóbola Yaimé Pérez fue segunda, dejando el bronce para la experimentada compañera Denia Caballero

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Ayer fue un día recordable para el atletismo cubano. No se preocupen, no se les pasó por alto ninguna cota universal implantada por un atleta nuestro, más bien fue un rendimiento brillante el alcanzado por tres de las cuatro piezas que concursaron en la quinta parada de la Liga de Diamante, efectuada en la capital noruega de Oslo,  al adueñarse de un título, un segundo escaño y un tercer puesto, que alegra sobremanera de cara al evento culmen de la campaña, el Campeonato Mundial de Londres, en agosto.

La protagonista principal de la fecha por Cuba resultó la pertiguista pinareña Yarisley Silva, quien continúa su progresión y este jueves se adjudicó el primer puesto de su prueba con 4,81 metros, la quinta mejor marca de la temporada y su registro más alto en el año. El salto lo logró en su primera oportunidad y después intentó infructuosamente rebasar los 4,92, lo que le hubiese permitido romper su marca personal, lograda en 2015.

Ahora dueña del primer puesto de la clasificación general del certamen, con 21 puntos, cinco más que la líder de la contienda, la griega Katerina Stefanidi, Yarisley declaró vía digital a JR sentirse muy feliz por la competencia que tuvo, y que ya está en los resultados esperados por ella y su entrenador Alexander Navas, y que solamente le resta estabilizarlos.

Sobre el evento explicó que «estuvo un poco difícil al principio, porque hacía mucho aire y me costó cierto trabajo mantener la pértiga en alto durante la carrera. Fui poco a poco, siempre se me hacen complejos los primeros saltos, necesito perfeccionar la técnica para que eso no siga sucediendo. En sentido general, una buena competencia, excelente ambiente y un resultado positivo».

Por otra parte, contrario a lo que suele ocurrir en la arena internacional, la discóbola santiaguera Yaimé Pérez culminó con su mejor envío del año en la segunda posición, al mandar el implemento hasta los 66,24 metros y dejar en la tercera plaza a la villaclareña Denia Caballero, autora de un lanzamiento de 63,29 metros y con más resultados en certámenes en el extranjero que la indómita.

El primer puesto correspondió a la extraclase croata Sandra Perkovic, capaz de enviar el disco hasta los 66,79 metros, que además la ratificó como la puntera de su modalidad en la lid diamantina, con 16 unidades, escoltada por Caballero (12) y Yaimé (11).

La otra antillana que participó en Oslo fue la ochocentista camagüeyana Rose Mary Almanza, quien terminó en el séptimo peldaño con tiempo de 2:00.34 minutos y volvió a bajar de los 2:01.00 que exige la IAAF para la cita mundialista. La doble vuelta al óvalo la lideró la sudafricana Caster Semenya (1:57.59), escoltada por la burundesa Francine Niyonsaba (1:58.18) y la keniana Nyairera Wambui (1:59.17).

Minutos después de concluir la competición, Almanza expresó a nuestro diario: «Es la primera carrera a este nivel que hago en el año, no fue lo que quería hacer, pero a medida que siga compitiendo iré ganando más confianza. Tengo que mejorar algunos detalles que me faltan, como el tramo final, pero aspiro a dar mi gran salto deportivo en 2017, porque me siento muy bien física y sicológicamente».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.