Lazo esquivó el lazo

El batazo de la tarde lo disparó Raidel Álvarez, su segundo vuelacercas del torneo, con el que empujó tres anotaciones de un tirón en el tercer capítulo. De su autoría fueron cinco de las seis carreras de los Verdes

Autor:

Norland Rosendo

Mientras en Pinar del Río parecía que se jugaba la final del campeonato, los Leñadores de Las Tunas la emprendieron ayer a batazos con unos Tigres a los que, por lo visto hasta ahora, Irma les llevó las garras; y los Cocodrilos, sin tanta bulla, se quedaron solos en el cuarto puesto, último que garantiza el pase directo a la segunda fase del campeonato.

Como un preámbulo de lo que pudieran ser algunos de los duelos de la postemporada, los Leones azules buscaban en el San Luis estirar a ocho la cadena de éxitos y pasar, por primera vez, a la cúspide, y Frank Monthiet quería mantenerse como el lanzador de mejor promedio de carreras limpias; pero ni una cosa ni la otra: Lazo se salió con la suya. Rompió la racha de Víctor Mesa y le elevó la efectividad a Monthiet a 2,43, que vio cómo su tocayo camagüeyano de apellido Madán asumía el liderazgo con 1,53.

El batazo de la tarde lo disparó Raidel Álvarez, su segundo vuelacercas del torneo, con el que empujó tres anotaciones de un tirón en el tercer capítulo. De su autoría fueron cinco de las seis carreras de los Verdes.

Pero si Raidel se llevó las palmas con el madero, Erlis Casanova no fue menos con la bola. Lanzó todo el juego dominando a la tanda del equipo que más bateaba en la temporada, en los que espació tres hits, propinó cuatro ponches y no regaló boletos, con buena colocación de sus pitcheos.

De civil solo tiene el primer apellido Pablo, el mentor de Las Tunas. Como los mejores estrategas militares, ha estado consolidando su posición de vanguardia y tiene la artillería lista para, al menor descuido de los Vegueros, desalojarlos de la cima.

Los tuneros festejaron por todo lo alto el regreso a la esquina caliente de Yordanis Alarcón, pese a que este se fue en blanco en cuatro turnos al bate; pero su hermano Yosvani sacó la cara por él con uno de los cuatro bambinazos que le conectaron al pitcheo avileño. Otro batacazo fue a la cuenta de Danel Castro, a quien le faltan siete para completar las dos centenas de jonrones, y los restantes los conectó el designado Yudier Rondón, en tarde de lujo con un tubey además y cuatro remolques.

En el Van Troi, Matanzas aprovechó los reveses de Artemisa y Ciego de Ávila para ascender al cuarto puesto en la tabla, aunque por esa plaza se augura una gran rivalidad. Irandy Castro se apuntó el éxito con su labor en seis entradas.

También hubo algarabía en la nave de los Piratas, donde ovacionaron la vuelta de su súper 12, Michel Enríquez, aliciente para que los isleños les ganaran a Santiago de Cuba en extrainning.

De los demás duelos, el más beneficiado fue el campeón vigente, Granma, que derrotó al inspirado elenco de Artemisa para afianzarse en zona de clasificación, mientras los Toros de Camagüey les dieron una peligrosa embestida a los Gallos espirituanos y Mayabeque doblegó a Holguín.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.