Criollos del Encanto - Deporte

Criollos del Encanto

Con el triunfo de los Criollos de Caguas en una noche invernal y lluviosa, concluyó la edición 60 de un torneo regional que hermana y se juega con pasión

Autor:

Norland Rosendo

GUADALAJARA.— Con el triunfo de los Criollos de Caguas en una noche invernal y lluviosa, concluyó la edición 60 de un torneo regional que hermana y se juega con pasión. Aquí, donde el fútbol se roba los titulares mediáticos de la prensa deportiva, se vivió del 2 al 8 de febrero un espectáculo que deja réditos para el desarrollo del béisbol.

Los Criollos le dieron la vuelta al marcador sensacionalmente en el inning de la suerte con un batacazo de Johnatan Morales que levantó en peso a la Isla del Encanto. Por un momento se olvidaron en Puerto Rico de las penurias que siguen ponchando día tras día los sueños de ese pueblo, tras el paso del huracán María.

Sus paisanos estaban en cada pitcheo, en cada batazo, en cada jugada de los muchachos de Luis Matos que aterrizaron en Guadalajara con un sueño, el mismo de los demás equipos, pero en su caso multiplicado por dos, pues su liga casi no tuvo acción en la temporada invernal recién concluida por las devastaciones allí; y ellos vinieron a México, más que por el bicampeonato, por recordar que el béisbol no muere en esa isla, y el dios de este deporte los premió con el título, y a su mentor con un «de dos-dos» seguido que solo había logrado antes el cubano Napoleón Reyes en 1957 y 1958.

Las Águilas Cibaeñas quebraron la cadena de derrotas seguidas de elencos de su país en los clásicos caribeños, y después de quedar a un fracaso de igualar el récord (12), llegaron a discutir el premio gordo y colgados del brazo del cubano Raúl Valdés estuvieron a nueve outs de la victoria en la final.

Se extrañó a los Alazanes de Granma en ese último partido, y no es que Cuba sea asiduo protagonista de las finales, pero era un equipo que le robó el corazón a Jalisco y, sobre todo, después que los anfitriones quedaron eliminados. Habían terminado como líderes de la ronda preliminar y parecía que sí, pero no.

Quedan el ejemplo de Alfredo Despaigne, que lesionado había que ponerle bridas dobles para que no saliera desbocado al terreno; la agresividad de Roel Santos, pese a sus excesos de la semifinal, único cubano en el Todos Estrellas del torneo; la soltura de Yordan Manduley en un torneo donde se lucieron varios paracortos.

Quedan también los pitcheos de Lázaro Blanco, grande de tamaño y de calidad en este circuito; Frederich Cepeda, que a la hora cero sigue sonando su madero como los Van Van, y un Raúl González que no defraudó a Carlos Martí cuando lo pidió de refuerzo.

Todos estrellas

Jugador más valioso: Anthony García (PUR)

Receptor: Willians Astudillo (VEN)

1B: Balvino Fuenmayor (VEN)

2B: Irving Faliú (PUR)

3B: David Vidal (PUR)

SS: Aviatal Avelino (RDO)

LF: Junior Lake (RDO)

CF: Roel Santos (CUB)

RF: Anthony García (PUR)

Bateador designado: Luis Jiménez (VEN)

Lanzador abridor: Bryans Evans (RDO)

Lanzador relevista: Isidro Márquez Jr. (MEX)

Mentor: Lino Rivera (RDO)

Nota: La votación de la prensa para elegir al Todos Estrellas concluyó al finalizar el cuarto inning del juego final. En ese momento, las Águilas iban delante en el marcador, quizá eso influyó al decidir el mentor, que por resultados mereció Luis Matos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.