Dos cubanos y la siembra de las medallas

La hidalguía que distingue a nuestros colaboradores de músculo y corazón se manifiesta en Venezuela

Autor:

Enrique Milanés León

Coro, Venezuela.— En un momento del encuentro, Juan Ricardo Poll, vicejefe de la Oficina de Atención a las Misiones cubanas en Venezuela, dijo ante la brigada del deporte del Estado de Falcón lo que todos hablan de estos espigados internacionalistas: en un escenario difícil han sido no solo valientes; han sido guapos.

La hidalguía que distingue a nuestros colaboradores de músculo y corazón se manifiesta, también, en su organización interna, de modo que cuando traspasan un cargo —que es como si el campeón saliente pasara la faja al nuevo— se coloca en manos frescas una antorcha de principios.

Eso hicieron Pedro Nivaldo Pacheco y Ángel Eloy Remón cuando el primero, tras dos años ejerciéndolo, entregó al segundo el cargo de coordinador nacional de asistencia técnica del deporte en la misión cubana de ese perfil en Venezuela. El aparente tema de dos se presentó como lo que es: un asunto que interesa a los 530 cooperantes del sector en este país.

Hubo discursos dinámicos, deportivos: mientras Pedro Nivaldo destacó la unidad de los internacionalistas cubanos, dentro del deporte y a lo externo, con otras misiones, bajo el concepto de que en Venezuela todas ellas son una y la misma; Ángel Eloy se comprometió a continuar la obra de su antecesor para que siga la honra de un colectivo lleno a la vez de humildad y prestigio.

Estos humildes tienen altura de podio. En Venezuela trabajan 247 entrenadores en la asistencia técnica del deporte a nivel de estados. Aunque la misión deportiva cubana ha reducido sobremanera su plantilla, a tenor de los convenios bilaterales, los que quedan a cargo multiplican sus acciones.

Ahora laboran 20 entrenadores nuestros en equipos nacionales, 21 en la Escuela Nacional de Deportes de Táchira, con equipos juveniles, además de otros 45 expertos —entre médicos, fisioterapeutas y sicólogos— que atienden tanto equipos de primer nivel, como la citada escuela y centros especializados.

Asesores cubanos prestan colaboración a nivel del Ministerio del Poder Popular para la Juventud y el Deporte y del Instituto Nacional de Deporte, mientras otros respaldan el accionar de promotores venezolanos.

La asistencia técnica deportiva de nuestro país en Venezuela corre a cuenta de hombres y mujeres probados, lo mismo en academias científicas que en terrenos y canchas deportivas, desde doctores en ciencia hasta campeones a cualquier nivel.

A la postre, las medallas venezolanas no se han hecho esperar, pero todos dicen que es apenas el principio porque otras, igualmente «sembradas» por manos cubanas, están por conseguirse en los Juegos Sudamericanos y Centroamericanos, que hasta la fecha contarán con 12 entrenadores cubanos. El abrazo de Pedro Nivaldo y Ángel Eloy en estas tierras es otro augurio de buena cosecha.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.