Juan Miguel: un fenómeno entre récords

El agramontino dominó el mitin Golden Spike con una comodidad absoluta, al estirarse hasta los 8,66 m

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Después del sonado brinco de 8,83 metros (m) hace cuatro días en Estocolmo —no se homologó por una décima de viento por encima del 2,0 m/s—, el saltador de longitud cubano Juan Miguel Echevarría se presentó este miércoles en el mitin Golden Spike, en la ciudad checa de Ostrava, donde volvió a «robarse» los flashes con una secuencia de saltos de primer nivel.

El agramontino dominó el evento con una comodidad absoluta, al estirarse hasta los 8,66 m y todos los registros válidos de su secuencia (8,40 m; 8,54 m; 8,66 m y 8,54 m) fueron superiores al del sudafricano titular mundial Luvo Manyonga (8,31 m), mientras que el bronce perteneció al también sudafricano Ruswahl Samaai (8,15 m).

El salto con el que el antillano ganó el evento constituye récord personal (superó en 13 centímetros su anterior tope), mejor marca mundial del año (la mejoró en ocho cm) y nueva supremacía para la justa, pues la previa (8,35 m) databa de 1998 en poder de Iván Pedroso. Por cierto, el mejor brinco de Juan Miguel se quedó a seis centímetros de rebasar el récord nacional de Pedroso.

Sentado en un puesto de lujo del Estadio Mestsky, estuvo el estadounidense Mike Powell, el hombre que es dueño, desde hace 27 años, del récord mundial de la prueba, con 8,95 m. Uno de los motivos que más impulsó a Powell a trasladarse de un continente a otro fue ver en plena competencia a la nueva sensación del atletismo universal y no dudemos que terminó muy complacido con lo enseñado por el joven de 19 años, impetuoso por rescribir la historia de su prueba.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.