Eficiencia

Uruguay clasifica en octavos de final cuando la diversidad de esfuerzos compiten por alcanzar la necesaria eficiencia

Autor:

Enio Echezábal Acosta

Para la Real Academia Española, la eficiencia es esa capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir lo que queremos determinadamente. En física la cosa va de energía, la útil y la invertida, mientras que la economía la explica como la cantidad de capital necesaria para lograr ciertas ganancias. En un final, todo se remite a qué se quiere y a cuánto esfuerzo se necesita para obtenerlo.

En el fútbol, este factor suele ser mucho más sencillo de explicar. La importancia de las variables tiende a supeditarse casi siempre a lo que cueste marcar un bendito gol. Basta con sentir la euforia tras «romper» la meta rival para que se despejen de la ecuación elementos como la posesión, los kilómetros recorridos, los disparos acertados o el porciento de pelotas perdidas. En momentos como ese llegan a ser intrascendentes la estética y la táctica. Al final, un gol es un gol, da igual que sea de chilena o por el cobro de un penal injusto.

Bien lo sabe el profe Óscar Washington Tabárez, incluso cuando los uruguayos juegan sin jugar, corren sin saber hacia dónde y atacan como si fuera un deber más que una necesidad. Sobre la cancha del Luzhinkí La Celeste fue ayer un equipo del montón, tosco y descerebrado, que contra los saudíes pareció haber perdido los últimos visos de aquel realismo mágico de la era Forlán. Claro que en medio del torbellino de inseguridades, nunca les faltó el instinto para saber que fútbol aparte, a la cancha se va a matar o morir. Un balón aéreo procedente de un córner y el posterior fallo del meta asiático es la confirmación de tal filosofía, refrendada en el momento final por Luis Suárez, quien en su centésimo partido como charrúa define todo para los sudamericanos.

Otro ejemplo de gestión es el de los vigentes campeones europeos. Con mucho más talento y alternativas que sus pares rioplatenses, más el plus que da contar con un «asesino de área» entre sus filas, los portugueses optan constantemente por la ley del mínimo esfuerzo. Para qué correr si se puede esperar y agarrarlos mal parados, habrán pensado William Carvalho, Joao Moutinho y su tocayo Mario, henchidos de paciencia tras la ventaja que puso contra los magrebíes Cristiano Ronaldo al minuto 4’. Cuando las cosas salen bien no hace falta hacer preguntas, y más vale apegarse al paradigma con tal de que siga siendo así.  

Diferente resulta ver cómo hacen los españoles para administrar su sistema. Contra los iraníes la clave del éxito no está en el «estilo muelle», dependiente del repliegue y el latigazo, sino en la constante insistencia de todas las piezas en quebrar el muro defensivo. Igual que en programación, la sutileza no siempre funciona, y de ahí que la única alternativa sea la fuerza bruta: ataques por abajo, desde las bandas, por dentro, de lejos, rompiendo la línea o rebasando al marcador inmediato en la individual. Incluso así, la ventaja no suele llegar como resultado de una acción excelsa. En todo caso es la suerte, que despojada de su origen místico se ve obligada a ceder, y poner dentro la pelota con tal de que por una vez la dejen tranquila.

Resultados del 20 de junio: Portugal 1-0 Marruecos (C. Ronaldo 4’); Uruguay 1-0 Arabia Saudita (Suárez 23’); Irán 0-1 España (Costa 54’)

Los duelos de hoy:

  • Dinamarca-Australia (8:00 a.m.): Choque que pudiera ser definitivo para ambas escuadras, pues de ganar los daneses eliminarían a los Soceroos y pondrían pie y medio en octavos de final. Por lo visto hasta ahora, los nórdicos parten con ligera ventaja, aunque el instinto de supervivencia de los australianos podría ayudarlos a sacar un buen resultado.
  • Francia-Perú (11:00 a.m.): Segunda presentación de una de las favoritas, que victoria aparte, en el debut dejó más dudas de las previstas. En frente, un once altiplánico que curiosamente hizo un gran partido y cayó frente a Dinamarca. Debe ser un choque de alta intensidad, donde el espectáculo estará garantizado.
  • Argentina-Croacia (2:00 p.m.): Los albicelestes intentarán lavar su imagen tras un primer choque poco sólido frente a los islandeses. Claro que tampoco lo tendrán fácil, pues del otro lado se presenta una escuadra balcánica que lució muy bien ante Nigeria, y con calidad suficiente para sacarle los colores a la tropa de Sampaoli. Si me preguntan, apuesto por Croacia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.