El desquite está en la mesa

Existen motivos para pensar que el equipo cubano masculino de tenis de mesa tendrá un reencuentro con la corona durante estos Juegos Centroamericanos y del Caribe

Autor:

Javier Rodríguez Perera

BARRANQUILLA.— Por lo menos un motivo existe para pensar que el equipo cubano masculino de tenis de mesa tendrá un reencuentro con la corona durante estos Juegos Centroamericanos y del Caribe. Sin tener en cuenta el nivel mostrado hasta ahora, que ha sido bien alto por cierto, me funciona creer que el combinado antillano hallará la puerta dorada en el mismo país donde alcanzaron su último cetro, en la edición de Cartagena de Indias 2006, cuando el cuarteto lo componían Dimey Góngora, Pavel Oxamendi, Boris Roque y Andy Pereira.

Poco más de una década después de aquel resultado, el único jugador que queda de ese elenco es el habanero Pereira, quien también estuvo en la escuadra que quedó con la medalla de plata en la pasada edición regional de Veracruz, donde la posibilidad de ser campeones se desvaneció ante la Puerto Rico de Brian Afanador, Héctor Berríos, Daniel González y Richard Pietri.

Pues la vida, de tan intrigante que es, no para en el mundo del deporte de ofrecer chances para la redención, oportunidades de tomarse la venganza con las manos, muy acertadamente dicho en un deporte como el tenis de mesa. Y en esa misión estaba al cierre el elenco antillano contra su similar boricua, en el duelo que definía si los nuestros eran los nuevos reyes de esta prueba o si los puertorriqueños no soltaban su corona.

Sobre el desafío de hace cuatro años en predios mexicanos existen vivas remembranzas del instante en que los cubanos tocaron el polvo de la derrota, cuando el zurdo matancero Yohan Mora cayó en el quinto y conclusivo match frente al favorito Brian Afanador. En ese colectivo antillano militó el capitalino Jorge Moisés Campo, quien a título personal reveló aquí que tiene muy adentro la espina de aquel traspié, intensificada más aún con la reciente derrota de sus compañeras ante las chicas de la Isla del Encanto en semifinales.

«He jugado contra todo sus atletas, solo me falta su principal figura Brian, a quien he estudiado desde hace rato por si tengo que medirme a él. Estoy muy entusiasmado porque sean los puertorriqueños los rivales que enfrentaremos por el primer lugar, siento muchas ganas de vencerlos y desquitarme del fracaso de Veracruz», dijo Campos, quien integra el doble mixto con Lisi Castillo desde hace pocos meses.

Por su parte, Pereira, el exponente fundamental de la Isla, habló en correspondencia con su coterráneo, al manifestar que son varias las motivaciones que tienen él y su equipo, completado por Moisés, Liván Martínez y Juan Damián Rondón, pues se sienten más fuertes que en los pasados Juegos y han tenido un excelente torneo colectivo, aunque reconoció que sus contrarios por el oro han estado muy estables en cada match. Sobre un supuesto compromiso contra Afanador, aseguró que sería, con total seguridad, un juego muy reñido como siempre han sido los partidos contra él.

Liván, el tercer hombre de Cuba, coincidió con Andy sobre el elevado nivel que han tenido durante el progreso de la justa y ratificó la importancia que posee para ellos un triunfo en la final, pues no solo se desquitarían, sino que con ese rendimiento cumplirían el primer propósito de los hombres y contribuirían al medallero general.

El habanero Martínez expresó que se siente muy confiado compartiendo el doble con la «estrella», en referencia a Andy, pues ha mejorado el saque, el ataque y la defensa. Este joven jugador de 20 años, que se ha beneficiado con estancias en Europa, está en su segunda experiencia en lides regionales.  

Por último, el entrenador del elenco varonil, Daniel Guzmán, dijo sentirse muy satisfecho con los juegos de sus pupilos, lo que demuestra que la extensa preparación realizada, que incluyó una estancia en China, ha sido muy fructífera.   

 

Visita nuestro especial multimedia de los 23eros. Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.