El Líbano es un pantano para Israel

La muerte de tantos civiles libaneses no es «autodefensa», expresó Namir Noureddine, encargado de negocios del país árabe en Cuba

Autor:

Luis Luque Álvarez

Israel encontrará resistencia, afirma Namir Noureddine. Foto: Roberto Morejón El Consejo de Seguridad de la ONU —muy ágil cuando es convocado por las potencias para sancionar a los débiles— dormita plácidamente, mientras un pueblo árabe se desangra bajo las bombas de Israel. Hasta este miércoles, unos 300 libaneses han perdido la vida durante los ataques de la aviación sionista, por lo que semeja una bofetada la afirmación de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice: «Un cese el fuego no ayuda en este momento».

Para ilustrar sobre los efectos de la barbarie que se descarga hoy contra la República del Líbano, el señor Namir Noureddine, encargado de negocios de esa nación en La Habana, conversó con Juventud Rebelde.

—Israel arguye la captura de dos de sus soldados por el grupo Hizbolá (Partido de Dios) como pretexto para esta agresión de gran magnitud. ¿Qué dice a esto el gobierno libanés?

—Nuestro gobierno condena la agresión israelí, que contraviene todas las normas de la ONU, y considera una mentira que se trate de una operación de autodefensa legítima, cualesquiera que sean sus pretextos y causas. Israel ha matado a tantos civiles libaneses, que su acción no puede entenderse como de «autodefensa».

—Los despachos noticiosos hablan generalmente de los ataques israelíes y de la respuesta armada de Hizbolá. Apenas mencionan al ejército libanés...

—El Líbano salió de una larga guerra civil, y las fuerzas armadas libanesas no están en condiciones de defenderse contra una agresión de tal magnitud, con las mejores armas del mundo, que Israel posee. No obstante, ha hecho frente a la aviación israelí con la artillería antiaérea. Nuestras fuerzas responden, pero son débiles aún.

«El papel del ejército libanés lo estamos viendo en el salvamento de vidas, en la extinción de incendios, en la apertura de caminos y carreteras atacadas por la aviación.

«En este momento hay muchas aldeas bloqueadas. En el sur del país hay poblados donde está apareciendo el hambre, lugares sin electricidad, agua corriente, comunicaciones. Pueblos enteros clamando por ayuda, y no se les puede llevar. Incluso han masacrado a civiles en las carreteras por las que escapaban.

«El gobierno libanés está pidiendo al Consejo de Seguridad de la ONU una resolución inmediata que haga posible un cese el fuego y el levantamiento del bloqueo israelí en todas sus formas. Un alto a la destrucción de las infraestructuras y a la muerte de los ciudadanos libaneses».

—Sin embargo, hasta el momento ha sido imposible que ese órgano llegue a un consenso y pida el fin de la agresión...

—En esto influye el factor de que Israel tiene el apoyo de los países grandes, encabezados por EE.UU. La Unión Europea y EE.UU. respaldan la posición israelí en este conflicto y no la condenan. A Hizbolá sí, a Israel no.

—El jefe de Estado Mayor israelí, Dan Halutz, ha dicho que quieren hacer retroceder al Líbano «20 años»…

—Entre el segundo y el tercer día, ya se estimaban en 500 millones de dólares las pérdidas económicas. Hasta el domingo, eran mil millones, sin contar los daños a las viviendas, a los sistemas de agua y electricidad. Esta agresión le va a costar mucho al Líbano. Y aunque estamos contando con mucha ayuda directa, no es tan fácil, pues primero hay muchos compromisos y después llega a cuentagotas. El propio primer ministro francés, Dominique de Villepin, ha dicho que Francia apoyará en la reconstrucción del país, pero ¿por qué están permitiendo que Israel esté destruyéndolo todo?

«Otras pérdidas serán los 5 000 millones de dólares que dejará de ingresar por turismo, pues este verano llegarían al menos 1 600 000 turistas, y contábamos con estos ingresos para lidiar con los problemas económicos. Ahora, nada.

«Por cierto, unos 400 turistas libaneses están atrapados en un crucero en el Mediterráneo. Chipre no los ha dejado desembarcar, y el bloqueo marítimo israelí les impide regresar. En la nave hay incluso niños recién nacidos».

—El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha expresado su propósito de extender una franja de seguridad en el sur libanés, para alejar de la frontera a Hizbolá. ¿Estamos entonces a las puertas de una nueva ocupación?

—Los militares israelíes, que hoy hablan por boca de Olmert, tienen muchos propósitos. Otra cosa es que puedan lograrlos. Si los cohetes de Hizbolá llegan hasta 50 kilómetros adentro de Israel, esa franja la establecerían casi a 80 kilómetros de la frontera, cerca de Beirut. ¿Y cómo van a hacerlo? ¿Deshaciéndose de la población de esas áreas?

«Personalmente no lo creo. El Líbano siempre ha sido un pantano para el ejército israelí. No pienso que se atrevan, pues sería eventualmente una tierra quemada, sin población, sin aldeas, y no sé hasta cuándo contarían con el apoyo de otros países para lograr ese fin.

«Tierra quemada podrán tener, sí; pero también encontrarán resistencia».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.