Continuará revitalizándose el Movimiento de los No Alineados

Abelardo Moreno, viceministro cubano de Relaciones Exteriores analiza para Juventud Rebelde y Opciones objetivos, prioridades, temáticas y acciones de la próxima XIV Conferencia Cumbre del Movimiento

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Roberto Suárez Podría señalar los resultados de la reunión del Buró de Coordinación del Movimiento de los No Alineados (MNOAL) que tuvo lugar recientemente en Nueva York, donde radica su sede.

—El objetivo de la reunión del Buró de Coordinación de Nueva York era presentarle a los países miembros del MNOAL el denominado documento final. Por supuesto no es el único que presentarán a la Cumbre, pero sí el más tradicional. Este abarca los principales problemas que afectan a la no alineación en estos momentos. Abarca los conflictos de estos países No Alineados, así como los problemas del desarrollo económico social, y fue redactado inicialmente en la Reunión Ministerial en Putrajaya, Malasia, a finales de mayo de este año.

«Ese documento Cuba lo actualizó, según la práctica y la tradición del Movimiento, que contempla que el país sede desempeñe un determinado papel y este es uno de ellos. Ahora está desarrollándose un proceso de consultas y negociaciones sobre el mismo, y tal como quede en su estado conclusivo se presentará en La Habana para ser discutido en las Comisiones Política y Económica de la Cumbre. Este documento también nos va a ayudar, obviamente, en lo que son nuestros objetivos para el Movimiento, no solo durante los tres años en que nuestro país ejercerá la presidencia, —del 2006 al 2009—, sino en el trabajo posterior a ese período».

—¿Cuáles son esos objetivos?

—Esos objetivos pudieran sintetizarse en la idea de revitalizar el Movimiento y lograr que ocupe, una vez más, el papel que le corresponde en las relaciones internacionales. La vida del Movimiento y su historia han sido azarosas ya que después de la desaparición del campo socialista de Europa oriental y de la Unión Soviética, se produjo un período en que el Movimiento sufrió un declive. Luego, a partir de los esfuerzos realizados primero por Sudáfrica y después por Malasia, se logró comenzar un proceso de revitalización que debemos ahora continuar y llevar a una expresión más elevada. Ese es el objetivo central nuestro para la Cumbre y durante los tres años en que ocuparemos la presidencia.

«En definitiva, estamos viviendo en un mundo unipolar, donde las acciones unilaterales de Estados Unidos y sus aliados afectan básicamente a los países del Tercer Mundo, cuya institución de concertación política fundamental es el MNOAL. Por consiguiente, para poder hacer frente realmente a esa ofensiva unilateral, coercitiva, injusta, tiene que haber un movimiento fuerte».

—¿Seguirá primando dentro de los objetivos del Movimiento un trato más equilibrado y justo por parte de los países ricos hacia los más pobres?

—Por supuesto. Es un objetivo histórico de los No Alineados tratar de concebir las premisas para un orden económico internacional más justo, más equitativo, que permita la promoción del desarrollo de los países del Tercer Mundo; luchar contra los fenómenos que hoy afectan a las relaciones internacionales como por ejemplo, el intercambio desigual o los subsidios a producciones no económicas en los países desarrollados que afectan al Tercer Mundo, o tratar de buscar soluciones justas y duraderas para el problema de la deuda externa, encontrar una nueva arquitectura financiera internacional, entre tantos otros.

«O sea, que la problemática del desarrollo, la problemática vinculada con la búsqueda de un orden económico internacional más justo y equitativo sigue siendo uno de los objetivos centrales».

—¿También será prioridad la no injerencia en los asuntos internos de cada país?

—Claro, lo que sucede es que la no injerencia en los asuntos internos es un concepto político que tiene expresiones en todos los ámbitos de la vida. Todo lo que tiene que ver con los principios fundacionales del Movimiento, con los escritos en la Carta de las Naciones Unidas tienen un papel fundamental. Ahí entran la soberanía, la independencia, el no uso de la fuerza, la no amenaza, la autodeterminación de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos y el respeto a la integridad territorial. Todos esos son elementos fundamentales. Y a esos aspectos también se va a referir en lo esencial no solo el documento final al que te hice referencia que ahora se discute en Nueva York, sino un documento especial que Cuba va a presentar relacionado con los principios y los propósitos del MNOAL y el papel que este debe desempeñar en las relaciones internacionales. Un documento que quizá podría llamarse Declaración de La Habana, o Comunicado de La Habana. Es un fuerte documento de principios y propósitos del Movimiento basado, en lo esencial, en todos estos aspectos a que te he hecho referencia.

—¿Esa Declaración de Cuba se dará a conocer antes de la Cumbre?

—Nuestro ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, debe distribuir este documento a sus homólogos, o sea, a los cancilleres de los países miembros del Movimiento unos días antes de la Cumbre para ser discutido y aprobado durante el evento en La Habana.

«Y no es ese el único documento que se discutirá. Por ejemplo, también presentaremos uno sobre cooperación. El presidente Fidel Castro habló sobre el papel que debe desempeñar el MNOAL en la cooperación entre países subdesarrollados. Incluso, mencionó tres grandes esferas como la salud, la formación de recursos humanos para la salud, la alfabetización y el ahorro de energía eléctrica, y en esos temas también habrá señalamientos concretos, como lo haremos en la esfera de la metodología. Eso significa que la Isla hará varias propuestas en lo que atañe a los métodos de trabajo.

«Como sabes, el Movimiento no tiene ni reglamentos ni estatutos porque no es un organismo internacional, sino una agrupación de estados, pero comoquiera que sea, hay una metodología que se ha venido aplicando durante años, la cual es necesario ordenar, completar, enriquecer, actualizar, y ese es otro de los aspectos que tenemos la intención que se logre en La Habana».

—¿El tema de la cooperación que propone Cuba es nuevo dentro del Movimiento?

—Es nuevo el enfoque que nosotros estamos utilizando. El Movimiento aprobó en los años 70 un plan de acción para la cooperación económica dentro de sus miembros en la reunión ministerial de Guyana, el cual era muy bueno desde el punto de vista teórico pero no planteaba áreas ni proyectos concretos de cooperación. Nosotros sí vamos a plantear áreas específicas de cooperación, y nuestra voluntad y nuestra determinación es llevar adelante precisamente esas áreas específicas de que te hablé para lo cual proponemos vías, mecanismos que permitirán su desarrollo.

—Pienso que hay condiciones objetivas favorables ahora para ello.

—Están creadas las condiciones y hay una voluntad mayoritaria en el marco de los países No Alineados de fortalecer este Movimiento. Una de las vías para lograrlo es, precisamente, incrementando la cooperación que le dé a los países receptores de la cooperación un sentido de identidad y pertenencia al Movimiento.

—¿Hasta hoy, cómo se comporta la participación a la Cumbre?

—La reunión de los MNOAL se divide en tres grandes categorías. De una parte están los países miembros que en estos momentos son 116 y aspiramos que durante la Cumbre ingresen algunos más que están a punto de solicitar su incorporación al Movimiento.

«Hay una segunda categoría que son los observadores, que obviamente tienen un nivel de participación limitado y luego están los llamados invitados que, por lo general, son los países desarrollados que quieren asistir a la Cumbre. Estos también tienen una participación limitada.

«Hasta el momento, podemos asegurar que todos los países miembros del Movimiento participarán y muchos de ellos a nivel de Jefes de Estado o de Gobierno. Es un poco aventurado decir desde ahora cuántos asistirán, pero nuestro cálculo es que habrá unos 50, cifra promedio de mandatarios que habitualmente toman parte en estas Cumbres.

«Nos atrevemos a predecir que en conjunto, en La Habana habrá más de 3 000 delegados. Periodistas habrá varios cientos que ya han hecho su solicitud y para los cuales se ha preparado un Centro de prensa con todas las condiciones para facilitarles el desempeño de su labor, a la vez que está previsto ofrecerles partes informativos sistemáticos sobre el desenvolvimiento de la Cumbre.

«En definitiva, será una semana en la que La Habana se convertirá en la capital del Movimiento de Países No Alineados».

—¿Habrá alguna actividad simultánea a la Cumbre?

—Sí, habrá también una reunión del denominado Grupo de los 15, integrado por países subdesarrollados mayoritariamente No Alineados, el cual se dedica fundamentalmente a promover la cooperación y el desarrollo económico y social entre ellos. Actualmente lo encabeza Argelia que entregará la presidencia a Irán.

«El Grupo de países en desarrollo sin litoral que en estos momentos preside Laos e integran 31 países, muchos de ellos No Alineados, nos han pedido efectuar su reunión en la capital cubana por esos días».

—¿Puede precisar cuáles documentos aprobarán en la Cumbre?

—La reunión cierra con la aprobación de los documentos que se presenten. Entre ellos, el que podría llamarse Declaración de La Habana. Además están el de Cooperación, el de Metodología y el tradicional integral que se aprueba en todas las Cumbres, que serán una guía para la acción, para el trabajo futuro.

«Hemos querido que ese documento tradicional, en medida apreciable, se dirija hacia la acción. Un problema que hemos tenido en el Movimiento durante muchos años es que los documentos son teóricamente impecables, completos, pero no contienen acciones específicas. Creemos que para que el Movimiento pueda realmente trabajar tiene que haber una definición sobre acciones específicas que los países No Alineados deben tomar. Por tanto, ese documento final contiene acciones concretas que se ejecutarán a partir de asumir Cuba la presidencia».

—¿Puede adelantar cuáles acciones contemplará, además de las que mencionó dirigidas a la cooperación?

—Por ejemplo, las reuniones que el Movimiento efectuará en un futuro cercano, o las resoluciones que presentará a los distintos organismos internacionales como la Asamblea General de Naciones Unidas, o aquellos temas sobre los cuales se concentrará en lo esencial y que serán objeto de medidas por parte de los No Alineados.

—¿Cómo se prevé la agenda de trabajo?

—Se realizará del lunes 11 al sábado 16 de septiembre. Los días 11 y 12 se efectuará la reunión de altos funcionarios a nivel de viceministros y embajadores. El 13 y el 14 se realizarán los encuentros a nivel de cancilleres que contemplan dos debates interactivos. Uno versa sobre los desafíos que tiene el Movimiento ante sí y el otro aborda los métodos de trabajo. Los dos últimos días se reunirán los Jefes de Estado o de Gobierno, y jefes de delegación para hacer sus intervenciones. Simultáneamente sesionarán las comisiones política y la económica, en cuyo seno se discutirán los respectivos documentos a aprobar en la Cumbre.

«Al mismo tiempo, habrá una reunión ministerial del Comité Permanente sobre Palestina que en todas las Cumbres sesiona y analiza los problemas de esa nación, que en estos momentos son sumamente graves debido a la actitud agresiva de Israel contra ese pueblo. En ese encuentro se aprobará un comunicado donde se reafirmarán las posiciones del Movimiento en torno a este problema y se definirán las acciones a tomar. Este es resumidamente, el esqueleto de la reunión de la Cumbre».

—¿Se abordarán otros temas internacionales?

—«Todos los problemas internacionales actuales vinculados de una u otra forma al Movimiento y a los países integrantes del MNOAL, para bien o para mal, tendrán su reflejo en la Cumbre».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.